Maestra latina es una de cuatro Maestros del Año de California (Fotos)

Verónica Márquez es una de cuatro docentes que el estado premia

Verónica Márquez en su salón de clases en la primaria Harmony. Ella es una de cuatro Maestros del Año de California.

Verónica Márquez en su salón de clases en la primaria Harmony. Ella es una de cuatro Maestros del Año de California.

PUBLICADO: EST Nov 19, 2012 10:30 am EST

Verónica Márquez siempre supo el valor de la educación en su vida. Desde niña, jugaba a enseñar. Y ahora que es maestra de quinto grado en la primaria Harmony, en el sureste de Los Ángeles, su trabajo lo toma muy en serio.

Este se ha convertido en su pasión y su "meta en la vida".

Sus estudiantes y la comunidad escolar reconocen y aprecian profundamente su dedicación. Pero también el Departamento de Educación de California reconoció recientemente su labor, al nombrarla Maestra del Año de California de 2013. Un honor que comparte con otros cuatro maestros del estado, de los cuales solo uno podrá competir para convertirse en Maestro del Año a nivel nacional.

Pero para Márquez, el reconocimiento más importante es el de sus alumnos, cuando la encuentran en la calle y la saludan como si fuera una "estrella de cine", compartió la maestra que comenzó su carrera como docente hace 12 años.

"Hacer que algo bueno suceda en la vida de mis estudiantes, como mis maestros lo hicieron conmigo, es lo que me motiva a seguir eneseñando", expresó la maestra, graduada de la Universidad de California Los Angeles (UCLA), quien posee certificación nacional como educadora.

"Espero poder segurir enseñando hasta el día que tenga la edad para retirarme", aseguró Márquez. Compartió que una de las bases para tener éxito como maestra es conocer y ser parte de la vida de sus estudiantes fuera del salón de clases.

"Trato de hacer visitas a los padres de mis estudiantes a casa y de estar disponible para ellos", sostuvo.

María García, madre de una de sus alumnas, sabe que una buena maestra hace ese tipo de esfuerzos y aseguró que Márquez supera esas expectativa. "Mi hija la ha llamado a las 8 o 9 de la noche cuando tiene preguntas con su tarea y ella siempre responde el teléfono", aseveró.

Márquez sabe que el trabajo como educadora no tiene horarios y que no solo se trata de enseñar una lección sino de entender "todos los problemas que estos niños traen de sus casas y del ambiente que viven fuera de la escuela". Ella conoce y entiende a sus alumnos mejor que nadie porque creció en el mismo vecindario.

La maestra sabe que aunque hay un parque en el área, ahí abunda el consumo de droga. "Los niños no tienen oportunidad de recreación una vez que salen de la escuela. Mi mamá tampoco me dejaba salir a mí cuando era niña", recuerda la madre de tres hijos varones y esposa de un hombre quien entiende que su trabajo es demandante, pero que a través de él puede cambiar la vida de esos niños.

"Márquez ha tenido un camino destacado desde niña en un una comunidad difícil en la que ha decidido quedarse para ayudar a sacar otros niños de las desventajas de vivir en la pobreza y desigualdad", dijo el superintendente estatal Tom Torlakson.

Por su parte el superintendente del Distrito escolar Unificado de Los Angeles (LAUSD), John Deasy, dijo sentirse orgulloso del maravilloso trabajo de Márquez en Harmony Elemntary, en donde ha trabajado desde el año 2004, sirviendo a una población estudiantil mayoritariamente hispana y de bajos recursos.

Pero Edgar Rodríguez, que cursa el quinto grado con Márquez, dijo con una autentica sonrisa en su rostro que se siente orgulloso de su maestra porque "es muy buena. Todos los días nos demuestra que le importamos".

Agrega un comentario

MÁS NOTAS

Chica Fresh

NOTICIAS