Lucha contra la corrupción

El papa Francisco, ayer,   en Río de Janeiro, donde resaltó, entre otros temas, la importancia de los abuelos en  las familias.

El papa Francisco, ayer, en Río de Janeiro, donde resaltó, entre otros temas, la importancia de los abuelos en las familias.

Foto: EFE
PUBLICADO: EST Jul 27, 2013 12:20 am EST

RÍO DE JANEIRO, Brasil.— Los jóvenes católicos que participaron ayer en el via crucis de la Jornada Mundial de la Juventud se sintieron inspirados por el mensaje que el papa Franscico les lanzó, para que den la cara y combatan la corrupción liderando un nuevo mundo.

"El Papa quiere contagiar el liderazgo y sacar los colores de la juventud, demostrando que nosotros somos el futuro de este mundo, con un liderazgo católico", dijo a Efe Eric, un joven panameño del distrito de La Chorrilla, que recorría el barrio de Copacabana con un grupo de amigos del país, "impactados" por la presencia del Pontífice.

"Son unos discursos que llegan mucho a los jóvenes y nos invitan al alboroto, pero a un alboroto de fe, de acompañamiento de todos los jóvenes para ser una sola Iglesia", dijo a Efe el bogotano Diego Cano.

"Nos lleva a mover el mundo de maneras diferentes, a sentir la presencia de Dios en nuestras vidas", describió a Efe su compañero Alejandro Echeverri, quien ha conocido el mar justo en Río de Janeiro.

"Teniendo a Dios podemos hacer grandes cosas", concluyó Echeverri.

En su intervención, el papa Francisco, que llegó a Brasil el lunes, invitó a los jóvenes a ser valientes y a ir en contra de lacorriente.

"Con la Cruz, Jesús se une a los muchos jóvenes que han perdido su confianza en las instituciones políticas porque ven egoísmo y corrupción, o que han perdido su fe en la Iglesia, e incluso en Dios, por la incoherencia de los cristianos y de los ministros del Evangelio", afirmó el Papa.

Pese al cansancio acumulado de estos días, más de un millón de jóvenes llenaron la orla de la playa de Copacabana para participar del vía crucis de la Jornada Mundial de la Juventud.

Muchos paseaban por ese cartón postal reconvertido en escenario religioso portando las banderas de sus países, haciendo una parada en los puestos de comida rápida que siembran Río de Janeiro y tocando instrumentos musicales.

"Es un ambiente alegre, lleno de color, de felicidad. Hemos descubierto que Jesús está vivo, de rostro joven, y nos invita a vivir la santidad cada día", aseguró a Efe el padre Víctor Mora, de la ciudad chilena de Concepción.

"A los que somos sacerdotes nos hace revivir, reencantarnos con la vocación", incidió el religioso sobre ese panorama juvenil.

Las manifestaciones convocadas para estos días en la ciudad no parecían preocuparles.

"Para eso estamos en este evento, para concienciarnos de que tenemos que luchar como jóvenes por el progreso de toda la humanidad", señaló el colombiano Cano.

Mientras discurría el vía crucis, en una calle lateral algunos cientos de manifestantes gritaban consignas contra el gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, y pedían mejores servicios públicos.

"El Gobierno brasileño no debería haber financiado con recursos públicos la venida del Papa", se quejó a Efe Julio César de Andrade, uno de los participantes.

No obstante, ni esas críticas ni los problemas con el transporte público, que ayer y hoy provocaron grandes colas para acceder al metro en Copacabana, parecieron disminuir el entusiasmo de los peregrinos.

"Son dificultades mínimas si uno se encuentra con el señor Jesús", apostilló el padre Mora antes de seguir el camino para volver a encontrarse con el Papa.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS