Niegan campaña homofóbica de Chick-fil-A

Los partidarios del matrimonio gay promueven el boicot de la cadena y están tratando de bloquear la apertura de nuevos establecimientos de Chick-fil-A

Una sucursal de la cadena de comida rápida Chick-fil-A.

Una sucursal de la cadena de comida rápida Chick-fil-A.

Foto: Archivo
PUBLICADO: EST Aug 8, 2012 7:41 pm EST
Chicago.- Decenas de activistas de Chicago se manifestaron hoy frente a la sucursal de la cadena de comida rápida Chick-fil-A, para protestar por una campaña discriminatoria en perjuicio de los matrimonios homosexuales. En el evento, Andy Thayer, dirigente del grupo gay LGBTI, habló de los ataques que ha recibido el concejal Proco "Joe" Moreno por querer evitar que Chick-fil-A abra una sucursal en su vecindario. Moreno rechaza las declaraciones discriminatorias del propietario de Chick-fil-A sobre el matrimonio entre parejas de igual sexo. "Sería ilegal que el gobierno actuara para evitar que una empresa opere basándose únicamente en las declaraciones de sus líderes fanáticos, pero existe evidencia de que Chick-fil-A puede estar violando los principios básicos de derechos civiles”, dijo Thayer. Durante el mitin frente a la única tienda en Chicago de esa cadena en el centro de la ciudad, Thayer precisó que Chicken-fil-A ha sido demandada por lo menos 12 veces desde 1988 por discriminación laboral, según registros de los Tribunales de Distrito. Anunció el inicio de una "campaña negra" caracterizada por "el uso inteligente y eficaz de los boicoteos, manifestaciones y otras movilizaciones directas" a las que recurrirá la comunidad gay y sus aliados en contra de este negocio. La inconformidad contra la empresa tiene su origen en las polémica postura de su presidente, Dan Cathy, en contra del matrimonio gay, alentada por declaraciones posteriores de los ex aspirantes presidenciales republicanos Mike Huckabee y Rick Santorum. Ambos políticos llamaron a sus partidarios a consumir en los establecimientos de la cadena para enviar un mensaje de apoyo a los "valores tradicionales". En Illinois el arzobispo de Chicago, cardenal Francis George, criticó al alcalde Rham Emanuel por declarar que los valores del restaurante de comida rápida “no son los valores de Chicago”. George señaló que "los comentarios hechos por quienes administran nuestra ciudad parecen asumir que el gobierno puede decidir cuáles son los valores que deben tener sus residentes”. A nivel nacional, los partidarios del matrimonio gay promueven el boicot de la cadena y están tratando de bloquear la apertura de nuevos establecimientos de Chick-fil-A. Por su parte la empresa ha declarado ventas récord a partir del inicio de esta polémica, "una promoción, que no fue de la compañía sino iniciada por los demás".
Agrega un comentario

MÁS NOTAS