Muerte de Chávez no altera mercado de petróleo en EEUU

La muerte del presidente venezolano no alteró hoy la evolución de los precios del barril de crudo

El presidente de la rusa Rosneft, Igor Ivanovich Sechin (izquierda), y el ministro venezolano de Petróleo y Minería, Rafael Ramírez (derecha),en una firma de acuerdos en Caracas (Venezuela) en el mes de enero.

El presidente de la rusa Rosneft, Igor Ivanovich Sechin (izquierda), y el ministro venezolano de Petróleo y Minería, Rafael Ramírez (derecha),en una firma de acuerdos en Caracas (Venezuela) en el mes de enero.

Foto: Archivo/EFE
PUBLICADO: EST Mar 6, 2013 12:45 pm EST

Washington - La muerte del presidente venezolano, Hugo Chávez, no alteró hoy la evolución de los precios del barril de crudo, pese a que Venezuela se disputa junto con Arabia Saudí el puesto de segundo mayor abastecedor de hidrocarburos de Estados Unidos.

El precio promedio del barril de crudo, que había alcanzado 140 dólares por barril a mediados de 2008, estaba cerca de los 105 dólares a comienzos de 2012, rondando los 98 dólares hace un mes, y apenas por encima de los 90 dólares hoy en el Mercado Mercantil de Nueva York, prácticamente sin cambios frente a la jornada de ayer.

Aunque Venezuela sigue compitiendo con Arabia Saudí por el puesto de segundo mayor abastecedor de hidrocarburos para Estados Unidos, el mapa de las importaciones de crudo de EE.UU. ha variado mucho en pocos años.

El mayor abastecedor es ahora Canadá, con unos 72 millones de barriles mensuales, comparado con alrededor de 31 millones de barriles de los saudíes y otro tanto de los venezolanos, y seguidos muy de cerca por México, con casi 30 millones de barriles mensuales.

Estados Unidos ha estado reduciendo constantemente el volumen del petróleo importado: en julio de 2012 las importaciones fueron de 266,78 millones de barriles, y en diciembre fueron de 234,8 millones de barriles.

Las importaciones de petróleo crudo desde Venezuela que sumaban unos 46,5 millones de barriles mensuales a mediados de 2003, han bajado a unos 32 millones de barriles en diciembre pasado, la fecha más reciente de datos de la Agencia de Información de Energía de EE.UU.

Las importaciones de crudo tenían un promedio de 8,3 millones de barriles diarios hace un año, están ahora en 7,3 millones de barriles diarios y la Agencia de Información de Inteligencia calcula que bajarán a unos 6 millones de barriles diarios hacia 2014. Ése será el nivel más bajo desde 1987, y representa casi la mitad de lo que EE.UU. importaba cada día en 2005.

La muerte de Chávez no sorprendió a los mercados y ha dejado en evidencia que, quizá el mercado estadounidense que absorbe la mayor parte del crudo venezolano sea más importante para Venezuela, que el petróleo venezolano para los estadounidenses.

Venezuela deriva casi el 95 % de sus ingresos de las exportaciones de petróleo, y casi la mitad de éstas se dirige mayormente al mercado estadounidense.

Al mismo tiempo que se ha achicado la importancia de Venezuela para el suministro petrolero de Estados Unidos, se ha abreviado la capacidad de la industria petrolera venezolana.

Las refinerías estadounidenses en la costa del Golfo siguen siendo clientes cruciales para Venezuela, pero las plantas procesan ahora más crudo extraído del Golfo de México, o en Texas o en Dakota del Norte.

Barriles de crudo en Venezuela se reducen

El Servicio Geológico de EE.UU. calcula que el país suramericano tiene reservas potenciales de unos 200,000 millones de barriles de crudo y el Gobierno de Chávez las ha calculado en unos 300,000 millones de barriles. Tan sólo Arabia Saudí tiene bajo su suelo reservas mayores de hidrocarburos.

Pero el volumen de extracción de crudo de Venezuela ha disminuido un 30 % durante los casi tres lustros de Gobierno de Chávez pasando de 3,5 millones de barriles diarios a 2,5 millones de barriles diarios.

Las políticas de Chávez ahuyentaron la inversión extranjera, especialmente en el sector de los hidrocarburos, y la industria petrolera venezolana, sin recursos suficientes, lidia ahora con una infraestructura anticuada y la escasez de personal técnico calificado.

De todos modos, los analistas prevén un período de turbulencia en Venezuela mientras el país elige a su nuevo gobernante, aunque lejos han quedado los tiempos cuando la mera posibilidad de trastornos en el flujo de petróleo venezolano hacía brincar los mercados de energía.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS