Abuela pide moratoria de embargos en Navidad en LA

Sherry Hernández pide detener los desalojos de familias de sus casas en Los Ángeles durante la Navidad

Sherry Hernández se presentó esta semana a la reunión de la Junta de Supervisores para pedir ayuda ante el posible embargo de su vivienda.

Sherry Hernández se presentó esta semana a la reunión de la Junta de Supervisores para pedir ayuda ante el posible embargo de su vivienda.

Foto: La OpiniónAurelia Ventura
PUBLICADO: EST Dec 12, 2013 1:30 am EST

Este año los ocho nietos de Sherry Hernández no verán la casa iluminada y adornada con renos y trineos, ni monos de nieve, ni flores de Nochebuena y ni el Santa Claus a la puerta que solían poner en la época decembrina.

Lo que verán en esa puerta será un papel que con letras rojas anuncia el desalojo de la abuela: NOTICE OF EVICTION.

Hernández está a punto de ser desalojada de su casa en Rancho Palos Verdes luego de la notificación que le llegó hace unos días y que obliga a los agentes del Sheriff a hacer uso de la fuerza para sacarla.

La vivienda de Hernández, donde vive con su esposo, dos de sus nietos y una hija, fue adquirida hace siete años a través de un préstamo con la financiera Countrywide, el cual posteriormente pasó al banco IndyMac y luego a Bank of America.

Se trató de una operación financiera viciada de malas prácticas, comentó Hernández, como el llamado "robo-singing", que es cuando la compañía hipotecaria firma automáticamente los documentos del embargo o "foreclosure" sin ser revisados adecuadamente.

En los primeros cuatro meses de adquirido el préstamo, en 2006, los pagos empezaron a subir sin explicación alguna por lo que decidieron cambiar de prestamista, sin embargo les exigían $75 mil dólares para ello.

Hernández decidió poner una demanda por lo que consideró un préstamo abusivo, lleno de prácticas de usura, los llamados "predatory lendings" que un año después provocaron la crisis hipotecaria y la recesión económica en el país.

Sin embargo, contó Hernández, pudo más el poder del banco que la demanda y su casa llegó al proceso de embargo. A su esposo le destruyeron el crédito, por lo que ahora cree que en pocas partes tendrán oportunidad de rentar si los echan a la calle.

"El juez no escuchó nuestro caso, contamos con los documentos de fraude, porque utilizaron firmas que nunca hicimos, algunos empleados de la hipotecaria enfrentan cargos penales por esas prácticas y aún así nos quieren echar de nuestra casa", mencionó.

Hernández acudió el martes ante la Junta de Supervisores para pedir que impongan una moratoria a todos los desalojos que el Departamento del Sheriff está por cumplir en estas fiestas, como lo ha hecho en años anteriores.

"Dijeron es que no iban a haber desalojos en Nochebuena, Navidad y Año Nuevo, pero no especifica sobre los demás días, no está claro si van a permitir que familias como la mía nos quedemos sin casa en estas fiestas", mencionó. "Nos gusta ser caritativos en estas fiestas, poner enormes cajas para juntar juguetes para los niños, pero a la vez están sacando a la gente de sus casas".

Para los Hernández, una familia tradicional que solía celebrar las fiestas navideñas en alegría, este año no será igual y teme que en vez de ver a Santa Claus en la puerta, aparezcan los alguaciles del Sheriff para sacarla.

"No tengo idea de cómo vamos a pasar la Navidad, le dije a mi hija que ella se hiciera cargo, porque yo no tengo ánimos", mencionó la angustiada abuela. "Es como una nube negra sobre nuestras cabezas".

Agrega un comentario

MÁS NOTAS

NOTICIAS