Reclusas celebran graduación entre barras (fotos)

Reclusas del Centro Regional de Detención Century en Lynwood, finalizan estudios y miran el futuro con optimismo

Adriana Montiel,  en la  graduación del Centro Regional de Detención Century.

Adriana Montiel, en la graduación del Centro Regional de Detención Century.

Foto: La OpiniónAurelia Ventura
PUBLICADO: EST Jun 20, 2013 9:00 am EST

Bajo máxima seguridad, y sin la presencia de familiares o amigos, 85 reclusas del centro de Detención Regional Century vivieron ayer un momento muy especial en sus vidas: se graduaron del programa educacional MERIT.

La mayoría de ellas cayeron en prisión por crímenes relacionados a la drogadicción y ayer disfrutaron un momento de alegría y orgullo muy especial, al recibir el certificado que las acredita en especialidades técnicas como repostería, costura, pintura, computación, y otras habilidades personales como crianza de hijos y manejo de la ira.

Una de las más satisfechas con su logro fue Adriana Montiel, quien cumple una sentencia de 13 años en prisión. Ella, junto a Helen Salmeron, fueron las únicas que también obtuvieron su diploma de bachillerato GED.

"Este logro se lo dedico a mi padre porque él siempre soñó que me educara. El es maestro, y sé que se sentiría orgulloso de mi", expresó Montiel, de 25 años de edad, quien pese a llevar apenas un año de su condena, ve las cosas con optimismo porque inicialmente se le había sentenciado a una pena de por vida, ya que su crimen estuvo relacionado con drogas.

"Cuando llegué aquí, mi vida no era más que un infierno, me sentía sin salida. Pero ahora mi vida ha cambiado. Voy a salir de aquí con un título universitario", aseguró la joven, madre de una pequeña de 4 años de edad, quien ahora vive con sus abuelos en Veracruz, México.

"Estoy sola aquí. Cometí errores, pero voy a salir adelante. Este programa ha cambiado mi vida", aseveró.

El espíritu de recuperación se pudo sentir plenamente durante la ceremonia a la que asistieron prominentes autoridades del Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles, incluyendo su jefe, Lee Baca.

"Aquí se les enseñan habilidades tan básicas como valorarse a sí mismas y tener una buena relación con sus familias y sus propios hijos", explicó la teniente Reynoso, quien trabaja en el centro de detención del programa desde hace dos años.

"Yo no sabía ni cómo comunicarme con otras personas. Ahora valoro mi familia, mis hijos y sé que cuando salga de aquí podré ser útil a la comunidad", dijo Laura Uribe, una mujer de 32 años, que fue encarcelada bajo cargos de narcotráfico.

"Uno comete errores en la vida. Pero eso no significa que seas mala persona y que no puedas comenzar de nuevo", expresó Uribe, quien espera salir del reclusorio en septiembre del próximo año.

Karla Galindo, directora de LA Works, la organización a cargo del programa de Encarcelamiento Basado en la Educación (EBI) en este centro de detención, aseguró que este programa brinda a estas mujeres, "una nueva oportunidad de vida".

Agrega un comentario

MÁS NOTAS

Chica Fresh

NOTICIAS