Investigan denuncias de abusos de la Patrulla Fronteriza

Aseguran que hace uso excesivo de fuerza en casos de poco peligro

En esta foto del 9 de agosto, se observan vehículos estacionados a un lado de la cerca fronteriza en Nogales, donde un agente de la Patrulla Fronteriza mató a un jóven de 16 años.

En esta foto del 9 de agosto, se observan vehículos estacionados a un lado de la cerca fronteriza en Nogales, donde un agente de la Patrulla Fronteriza mató a un jóven de 16 años.

Foto: AP
PUBLICADO: EST Nov 17, 2012 2:30 pm EST

PRIMERO DE UNA SERIE DE DOS

NOGALES, Arizona. — Dos mexicanos, que vestían pantalones camuflados y cargaban en la espalda paquetes de marihuana, escalaron en medio de la noche la cerca fronteriza, ingresaron silenciosamente en Estados Unidos y corrieron entre la oscuridad.

Agentes de la Patrulla Fronteriza y de la policía local los persiguieron a pie entre arbustos y casas; después regresaron hasta la valla limítrofe.

El conflicto se intensificó. Los agentes estadounidenses dicen que fueron agredidos a pedradas. Uno respondió apuntando su arma hacia territorio mexicano y haciendo varios disparos contra el presunto atacante.

Mató a un adolescente de 16 años, que según su familia simplemente estaba en el lugar y momento equivocados.

Los hechos del 10 de octubre han reavivado las críticas a las políticas de la Patrulla Fronteriza sobre el uso de la fuerza, y han indignado a defensores de los derechos humanos, lo mismo que a funcionarios mexicanos, quienes consideran que el caso es parte de una tendencia preocupante en la frontera: disparar contra quienes lanzan piedras en vez de dispersarlos por medios no letales.

La Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional ha abierto una investigación sobre las políticas de la agencia. Se trata de la primera indagación de este tipo sobre las tácticas de una organización que tiene emplazados a 18,500 agentes tan sólo en el suroeste del país.

El gobierno mexicano ha instado a las autoridades estadounidenses a modificar sus métodos de operación. Y la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACDH) ha cuestionado los excesos en el uso de la fuerza por parte de la Patrulla Fronteriza.

Al menos 16 personas han muerto a manos de los agentes en la frontera mexicana desde 2010, incluidas ocho en casos en que las autoridades federales señalan que fueron atacadas con piedras, dijo Vicki Gaubeca, directora del Centro de Derechos en la Frontera en Las Cruces, Nuevo México. Esa organización es parte de la Asociación Nacional para la Defensa de Derechos Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés).

La Patrulla Fronteriza asegura que a veces resulta necesario el uso de fuerza potencialmente letal. Sus agentes fueron atacados a pedradas en 249 ocasiones durante el año fiscal 2012. Muchos sufrieron desde pequeñas laceraciones hasta golpes graves en la cabeza.

En la frontera, es común que la gente lance piedras contra los agentes estadounidenses, en busca de intimidarlos o distraerlos para que no realicen arrestos, particularmente en zonas muy utilizadas por los traficantes de drogas o inmigrantes.

Pero Gaubeca y otros activistas destacan una inequidad en el uso de la fuerza cuando "se emplea una bala contra una piedra".

"No ha habido una sola muerte de un agente de la Patrulla Fronteriza a consecuencia de una piedra", aseguró Gaubeca. "¿Por qué no se hace algo para proteger a los agentes, como dotarlos de cascos y escudos?"

La Patrulla Fronteriza se niega a discutir a detalle sus políticas de uso de fuerza potencialmente mortal, pero destaca que los agentes deben protegerse y cuidar a sus colegas cuando sus vidas están en riesgo. Considera que las rocas son armas letales.

Kent Lundgren, presidente de la Asociación Nacional de Ex Agentes de la Patrulla Fronteriza, recordó que en la década de 1970 fue alcanzado por una piedra en la cabeza cuando realizaba un recorrido de vigilancia cerca de El Paso, Texas.

"Caí de rodillas", dijo Lundgren. "Si esa piedra me hubiera golpeado en la sien, el golpe habría sido fatal, sin duda".

Es sumamente raro que los agentes fronterizos estadounidenses enfrenten cargos penales por lesiones o muertes de inmigrantes. En abril, los fiscales federales consideraron que no había evidencias suficientes para fincarle cargos a un agente de la Patrulla Fronteriza por la muerte a tiros de un mexicano de 15 años en Texas.

En 2008, se desechó un caso que vinculaba a un agente de la Patrulla Fronteriza con una muerte, después de dos juicios nulos. Algunos testigos declararon que el agente baleó a un hombre sin provocación alguna, pero la defensa respondió que el inmigrante mexicano trató de propinar una pedrada al acusado.

En tanto, familias mexicanas han presentado múltiples demandas por muertes derivadas de actos considerados imprudentes, y el gobierno estadounidense, aun sin admitir actos indebidos, ha pagado cientos de miles de dólares para dejar atrás esos casos. El año pasado, la familia del inmigrante sin permiso de residencia en Estados Unidos que fue muerto por el agente en el caso desechado llegó a un arreglo por 850,000 dólares. El agente sigue trabajando para la Patrulla Fronteriza.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS

Chica Fresh

NOTICIAS

Close Ad