Los de allá y los de aquí

Los inmigrantes latinos llegaron a esta nación impulsados por motivos distintos

Rubio es considerado por algunos como la salvación del Partido Republicano para ganar votos entre la comunidad hispana.

Rubio es considerado por algunos como la salvación del Partido Republicano para ganar votos entre la comunidad hispana.

Foto: Archivo/AP
PUBLICADO: EST Feb 21, 2013 1:00 am EST

Inmigración

“Saquemos esto adelante”, dijo el presidente Barack Obama después de un adelanto de su plan migratorio, el cual sorpresivamente fue a parar a las manos de los medios de comunicación. No es tan fácil Sr. Presidente.

La ruta que conduce de la Casa Blanca hasta el Congreso está colmada de representantes y senadores Republicanos que esperan sigilosos el menor descuido para atacarlo y arrebatarle su agenda.

El senador de la Florida, Marco Rubio, fue el primero en sacar sus agujetas. Si el proyecto del Presidente “llegase a ser propuesto”, manifestó, “estaría muerto en el momento que llegue al Congreso”.

Rubio, por supuesto, busca protagonismo. Durante las últimas dos o tres semanas, se ha comportado como el dueño del Partido Republicano.

Como Rubio es de ascendencia cubana-española, los Republicanos sienten que este joven conservador puede convertirse en una especie de mesías de su partido con la comunidad latina. ¡Qué equivocados están!

Existe una diferencia palmaria entre los latinos de Miami y los latinos de otros suburbios metropolitanos, como en Los Ángeles, Nueva York, San Francisco, etc. Las diferencias son étnicas y políticas.

Los de allá (cubanos de Miami) son producto de la Guerra Fría y una política anti-castrista que hoy en día no hace más que exasperar las relaciones de Estados Unidos con América Latina.

Los de aquí (descendientes de México, El Salvador, Guatemala, Puerto Rico, etc.) son productos del neoliberalismo salvaje. Es decir, aquel sistema económico que tiene raíces precisamente en Estados Unidos, quien logró imponer mano dura en América Latina a través del Fondo Monetario Internacional.

Durante la Crisis de la Deuda (1982), cuando los países latinoamericanos necesitaban de una ayuda parecida a las políticas de Franklin D, Roosevelt, Estados Unidos prefirió las políticas de Reagan.

A los de allá, les tocó escapar un régimen comunista, el cual por mucho que pretenda pintarse de un humanismo social, sigue manteniendo su tesitura de gobierno dictatorial. Cuando los de allá llegaron a estas tierras, la sociedad norteamericana los recibió con bombos y platillos.

A algunos de los de aquí, por su parte, les tocó escapar regímenes opresivos, pero la mayoría tuvo que emprender la marcha porque no tenían otra opción económica viable.

Al llegar a estas tierras, su encuentro con la sociedad norteamericana no fue un cuento de hadas. Muchos tuvieron que recorrer caminando el desierto de Arizona, esquivar a la migra y enfrentarse a los feroces vigilantes del Minuteman.

Una vez estando en este país, la situación política cambió muy poco para sus hijos (norteamericanos) y para ellos. Hoy, los de aquí —los 11 millones indocumentados—, a pesar de su trabajo diligente y su apego a la cultura y costumbres de este país, siguen siendo señalados como “ilegales”.

Los Republicanos tendrán que darse cuenta que Marco Rubio no es de aquí, sino de allá. A la hora de votar, los que aquí votan por candidatos como Obama.

Humberto Caspa, Ph.D., es profesor e investigador de Economics On The Move. hcletters@yahoo.com

Agrega un comentario

MÁS NOTAS

Chica Fresh

NOTICIAS

Close Ad