Historias sexuales de un sacerdote pedófilo

La narración de los crímenes cometidos por el padre Robert Van Handel contra menores de edad, fue difundida como parte de un acuerdo con sus víctimas.

El sacerdote pedófilo Robert Van Handel.

El sacerdote pedófilo Robert Van Handel.

Foto: AP Photo/California Department of Justice, archivo
PUBLICADO: EST Jun 1, 2012 9:33 am EST

LOS ANGELES (AP) - El sacerdote siempre comenzaba su "juego" favorito haciendo que el joven se quitara la ropa interior y se pusiera pantalones cortos holgados para que pudiera acariciarlo con facilidad. Luego, el reverendo Robert Van Handel llevaría sus manos hacia arriba y abajo del cuerpo del niño a medida que se extendía a través de su regazo, con los auriculares puestos, fingiendo estar dormido.

Este recuerdo aparece en una de "historia sexual" de 27 páginas escrita por Van Handel, un clérigo franciscano expulsado que está acusado de abusar sexualmente de al menos 17 niños, incluido su sobrino de 5 años de edad, los pequeños de un coro local y muchachos y estudiantes del seminario donde enseñaba.

El ensayo, escrito como una tarea de terapia, se mantuvo en secreto durante años, y ofrece una ventana sorprendentemente franca y profunda de la mente perturbada de un sacerdote pedófilo tristemente célebre. Se cree que la narración es la primera en su tipo que se revela públicamente a través del litigio civil, a pesar de años de demandas dirigidas a sacerdotes por abuso sexual.

La mayoría de los archivos confidenciales descubiertos en las causas judiciales sólo apuntan a la existencia de historias sexuales, que son una parte común de la terapia destinadas a ser visto sólo por el sacerdote y su psicólogo, afirmó el abogado Jeffrey Anderson, quien ha manejado más de 2,000 casos de abuso de la iglesia.

"Esto es único -dijo Anderson-. Realmente es una mirada a la mente del violador".

El relato de Van Handel salió a la luz como parte de un acuerdo de $28 millones entre los franciscanos y 25 víctimas de abusos del clero hace seis años, que también pidieron la divulgación de los archivos internos de la orden religiosa. Los sacerdotes acusados lucharon sin éxito para mantener sus documentos en privado, en una batalla que recorrió todo el camino hasta la Corte Suprema de California.

The Associated Press obtuvo más de 4,000 páginas, incluyendo la "historia sexual" de Van Handel, del abogado de un demandante la semana pasada.

La narración de Van Handel, escrita entre 1993 y 1994 durante su tratamiento en el Pacific Treatment Associates en Santa Cruz, está corroborada por cartas, entrevistas a las víctimas y documentos de la corte de su archivo. Un oficial de libertad condicional también citó la narración en un informe de la sentencia.

En el ensayo, Van Handel, quien fue abusado sexualmente por un sacerdote a los 15 años, relata su peligroso descenso a partir de una sexualmente reprimida pre-adolescencia aterrorizada por un pedófilo en serie que elegía a sus víctimas en un coro infantil de prestigio que él fundó.

Parece avergonzado por sus crímenes, pero también fascinado: describe a su "más bella" víctima, un niño moreno de siete años, y habla de abusar sexualmente de un trío de hermanos y de tomar fotografías del menor de ellos, desnudo, "muy artísticas".

"Una vez, o quizás más de una, lo llevé a la torre, que era de concreto rígido con ventanas de barrotes de acero, y se hizo pasar por un preso con poca ropa. Tomé algunas fotos de él atado con una cuerda grande", Van Handel recuerda del pequeño. "Era como si yo pudiera hacer con él lo que quería", relata.

El sacerdote acariciaba a sus cantantes como si se tratara de juegos de cosquillas o masajes en la espalda durante los ensayos individuales del coro. Jugaba a los dardos con los niños y terminaban en luchas cargada de sexualidad. Frotaba los genitales de los estudiantes de secundaria del seminario en sus dormitorios y se fotografió con ellos en la ducha durante un viaje del coro a Europa.

Van Handel parece no darse cuenta de la gravedad de sus acciones, y rara vez expresa su pesar, excepto para describir su paranoia cuando pensaba que iba a ser capturado. En cambio, se centra en sus propias necesidades emocionales en un raro momento de autoreflexión.

"Hay algo en mí que es más feliz en compañía de un niño pequeño", escribe. "Tal vez, además del elemento sexual, el niño en mí quiere un compañero de juegos", señala.

Van Handel, ahora de 65 años, es un delincuente sexual registrado en el Condado de Santa Cruz. No devolvió los mensajes y su abogado, Robert "Skip" Howie, dijo que le daría instrucciones de no hacer comentarios. Howie dijo que la divulgación del documento privado evitará la futura identificación y tratamiento de los delincuentes.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS