Miembros de secta en Filadelfia acusados de muerte de menor

Movidos por su religión, Herbert y Catherine Schaible, alegadamente, no prestaron atención a una orden judicial para que buscaran atención médica si alguno de sus vástagos lo necesitaba

Los Schaible son miembros y maestros de la secta fundamentalista First Century Gospel Church (Iglesia del Evangelio del Primer Siglo) en el noreste de Filadelfia.

Los Schaible son miembros y maestros de la secta fundamentalista First Century Gospel Church (Iglesia del Evangelio del Primer Siglo) en el noreste de Filadelfia.

Foto: AP/Departamento de la Policía de Filadelfia
PUBLICADO: EST May 22, 2013 6:55 pm EST

FILADELFIA — Una pareja de Filadelfia, que cree en las curaciones por el poder de la fe en vez de la medicina y que estaba en libertad condicional por la muerte de uno de sus hijos, fue acusada de homicidio hoy al fallecer otro de sus vástagos en circunstancias calificadas por el fiscal de "espeluznantemente similares".

Herbert y Catherine Schaible no prestaron atención a una orden judicial para que buscaran atención médica si sus hijos lo necesitaban, dijo el miércoles el fiscal. Las autoridades habían impuesto la orden como parte de libertad condicional en una condena por la muerte de su hijo de dos años en el 2009.

El fiscal adjunto de distrito Ed McCann dijo que los esposos Schaible tienen derecho de tener sus propias creencias religiosas mientras no pongan en riesgo a sus hijos.

"¿Cuántos hijos tienen que morir antes de que se convierta en indiferencia extrema a la vida humana?", dijo McCann al anunciar los cargos. "Ya habían matado a un hijo", agregó.

Los Schaible y sus creencias

Los Schaible son miembros y maestros de la secta fundamentalista First Century Gospel Church (Iglesia del Evangelio del Primer Siglo) en el noreste de Filadelfia. El portal de internet de la iglesia tiene citas de las Santas Escrituras que supuestamente prohíben a los cristianos visitar a los médicos o tomar medicina, e indica que es pecado confiar en la medicina más que en la fe.

Catherine Schaible se abstuvo de hacer declaraciones este miércoles antes de que se emitiera su orden de arresto. Sus abogados dijeron que ambos eran padres amorosos que no tenían la intención de que sus hijos murieran.

Un jurado los había declarado culpables de homicidio involuntario y de poner en riesgo a un menor después de la muerte de su hijo Kent, que había estado enfermo por dos semanas y murió de neumonía.

"Las circunstancias fueron espeluznantemente similares", destacó la fiscal adjunta Joanne Pescatore, que también estuvo a cargo del primer caso y pidió pena de prisión porque temía que la pareja no siguiera las indicaciones de dar atención médica a sus hijos. De declarárseles culpables esta vez podrían ser condenados a 14 años de prisión o más, dijo la fiscalía.

Los Schaible, que dejaron la escuela en el noveno grado y trabajan como maestros en su iglesia, tienen siete hijos después del fallecimiento de dos. El mayor tiene 18 años.

Alrededor de una docena de niños mueren cada año en Estados Unidos cuando sus padres eligen orar en lugar de llevarlos al médico, dijo Shawn Francis Peters, un conferencista de la Universidad de Wisconsin que escribió un libro al respecto: "When Prayer Fails: Faith Healing, Children and the Law" (Cuando la oración fracasa: La curación con fe, los niños y la ley).

Agrega un comentario

MÁS NOTAS