Director de 'Twilight' habla del gran final de la saga (fotos y video)

El director Bill Condon explica los pormenores del final de la saga Twilight, Breaking Dawn: Part II, destacando la labor de su popular reparto liderado por Kristen Stewart, Robert Pattinson y Taylor Lautner

Taylor Lautner, el director Bill Condon, Kristen Stewart, y Robert Pattinson, reunidos en Los Ángeles, para el estreno de la película 'The Twilight Saga: Breaking Dawn Parte 2'.

Taylor Lautner, el director Bill Condon, Kristen Stewart, y Robert Pattinson, reunidos en Los Ángeles, para el estreno de la película "The Twilight Saga: Breaking Dawn Parte 2".

Foto: AP
PUBLICADO: EST Nov 14, 2012 12:08 pm EST

El peso ya se lo ha quitado de encima. Tanto él como el resto de integrantes de la saga Twilight que, con Breaking Dawn: Part II, llega a su fin.

El director Bill Condon, sentado cómodamente en un sofá de un hotel de Beverly Hills durante uno de los días en que se sometió a entrevista tras entrevista para promocionar la cinta, recibió a La Vibra como a tantos otros medios, sabiendo que esta era la última vez que tenía que hablar de Bella, de Edward, de lobos y vampiros, y de las fans que desde el primer largometraje en 2008 han seguido día a día los pormenores de las cinco películas y, también, de las vidas de sus principales protagonistas: Kristen Stewart, Robert Pattinson y Taylor Lautner (sí, los dos primeros parece que vuelven a ser pareja tras el "traspiés" de la actriz con el director de Snow White and the Huntsman, que recientemente causó un considerable revuelo mediático en la prensa sensacionalista, mientras que de Lautner, mejor no preguntar ni contestar sobre su situación personal).

Condon fue el elegido hace tres años para hacerse cargo del gran final de la franquicia literaria de Stephenie Meyer y tuvo a su cargo la tarea de alargar el último volumen en dos largometrajes, el segundo de los cuales llega a las pantallas mundiales mañana.

Su carrera es de lo más peculiar: empezó en el cine de terror y suspenso de bajo presupuesto (Sister, Sister), siguió dirigiendo un puñado de películas para televisión y terminó siendo aclamado por libretos como el del musical ganador del Oscar, Chicago, o dramas, que también dirigió, como Gods and Monsters y Kinsey (también escribió y realizó la adaptación cinematográfica del musical Dreamgirls).

En cierta forma, The Twilight Saga: Breaking Dawn — Parts I & II encaja casi a la perfección en esa carrera a medio camino entre géneros, intenciones y, por qué no decirlo, resultados.

Dos partes, una misma película. Deben haber ciertas diferencias creativas que adoptó para diferenciar ambos filmes.

Sin duda. Hay una diferencia visual clara: Rob [Robert Pattinson] aparenta distinto, está mayor, tiene otro corte de pelo; Kristen, también, la forma cómo se mueve, cómo reacciona. Es el tema de la película: madurar. Es un nuevo paso emocional [en sus vidas].

Es interesante cómo pequeños cambios en el maquillaje o el pelo, que a veces pasan desapercibidos a la audiencia, son tan importantes creativamente...

Y debería ser así, porque si el público se da cuenta, es una distracción. Uno se da cuenta de todos esos cambios al final [de la película] cuando hay ese montaje de todas las entregas y uno se dice: "Oh, Dios mío. ¡Han crecido tanto!". No es algo de lo que el público debería ser consciente.

Las dos entregas se rodaron al mismo tiempo. Y cada parte previa tuvo un director distinto aunque mantuvieron la misma guionista [Melissa Rosenberg]. Como realizador, ¿cuál es la libertad creativa que tiene?

Lo que es bueno acerca de esta serie es que cada director ha tenido un estilo distinto. Y cuando empecé a trabajar [en Breaking Dawn] no había guión, sino un argumento. Así que empecé a colaborar con Melissa decidiendo cómo se iba a visualizar [la historia]. Sí, uno tiene que lidiar con el texto original, pero eso es algo que he hecho antes, adaptando novelas o musicales. No hay mucha diferencia.

Debe haber una linea por algún lugar que como director no puede cruzar en 'Twilight'...

Quizás en el guión. Esta película inventa muchas más cosas [que no están en el libro] comparada con la sotras. Pero uno no puede traicionar [el espíritu] de los personajes. En términos de rodaje, no sé si hay una linea...

¿Piensa en los fans a la hora de hacer el filme? ¿Existe algún tipo de presión con respecto a lo que ellos van a pensar?

Oh, sí. Siento una inmensa responsabilidad, por eso he tratado de que [Breaking Dawn] sea una experiencia completa. La historia tenía que contarse toda, atando todos los cabos... Los fans están presentes todo el tiempo.

Las actuaciones del reparto van desde lo sutil a lo excéntrico.

Existe una evidente teatralidad en el mundo de los Vulturi. Es como la Iglesia Católica. Eso me interesó mucho... Uno no puede estar muerto y ser muy realista...

¿Qué me puede decir de su colaboración con Guillermo Navarro [director de fotografía mexicano colaborador habitual de Guillermo del Toro]?

¡Oh! Los dos coincidimos en que la película tenía que ser una experiencia inmersiva. Los personajes tienen un comportamiento extraño, remoto, distante. Queríamos que la cámara se acercara a eso, especialmente en el caso de Kristen que en la segunda parte es vampiro. Queríamos ver el mundo desde el punto de vista de alguien que está experimentado ese mundo. El empleo de la cámara [por parte de Guillermo] y también su uso de la luz y la composición para hacerte sentir que eso te está pasando a ti, es impresionante.

Usted es un fan del cine de terror. ¿Cómo se controla para no hacer de películas como esta un baño de sangre?

[risas] Eso es lo que fue interesante en la batalla final, porque en cualquier otra película hubiera sido clasificada R. Para mí fue interesante porque pude ir lejos manteniéndome en los márgenes de [la clasificación] PG-13, porque no hay sangre. Pero sí, podría haberla hecho más sangrienta.

Echando un vistazo a su carrera, por un lado hay terror y suspenso y por otro hay musicales. ¿Existe una conexión en esos mundos?

Se llama ser gay [risas]. Es la verdad. Y la razón por la que parece tan confuso es que no hay tantos cineastas gays que hagan ese tipo de cine.

Viajemos adelante en el tiempo y pensemos que estamos a finales de noviembre. Ya terminó con 'Twilight'. ¿Cuán largo será su suspiro de descanso?

[risas] Espero empezar una nueva película al día siguiente... Ha sido un viaje muy muy largo.

Si para usted es un descanso, me pregunto cómo debe ser para los actores, que han visto sus vidas radicalmente transformadas por 'Twilight'...

Sí... han sido unas películas que han creado una conexión muy íntima con el público. Debe ser muy duro para ellos y los admiro por cómo han lidiado con todo a tan temprana edad. Al mismo tiempo, como cineasta, el hecho de que fans se sientan tan conectados con estrellas de las películas, es un proceso que siempre ha formado parte del cine... Pero sí, estoy contento de que haya acabado.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS

Chica Fresh

NOTICIAS