Cuando crecer duele

Durante la etapa del crecimiento, es común que los adolescentes sufran dolor, pero es necesario estar alerta para detectar malestares fuera de lo común.

Foto: thinkstock
PUBLICADO: EST May 31, 2012 9:29 am EST

Los niños y adolescentes en la etapa del “estirón” tienen con frecuencia dolor en los huesos, principalmente en rodillas y tobillos.

Este dolor es provocado por el acelerado crecimiento de los huesos, propio de esta etapa de la vida. Sin embargo, hay un tumor maligno, un cáncer de hueso, que silenciosamente puede crecer y provocar como primer síntoma el dolor, un dolor insidioso que aumenta lentamente en intensidad y que a diferencia del “dolor de crecimiento” que se presenta principalmente por las tardes y noches, que persiste a cualquier hora del día.

Se llama osteosarcoma

Es el cáncer de hueso más frecuente en niños y adolescentes y no podemos predecir en qué niño se va a presentar. Sólo sabemos que afecta con mayor frecuencia a pacientes con estatura por arriba del promedio para la edad y que podemos sospechar su presencia cuando el niño se queja de dolor en un brazo o pierna, y  cuando se inflama la zona dolorosa.

El osteosarcoma tiene como mejor aliado la falta de conocimiento, tanto en los papás como en maestros, e incluso en muchos médicos que ignoran que este problema existe, lo que ocasiona que cuando se diagnostica, en muchos niños ya se ha extendido a tal grado que no será posible salvar la pierna o el brazo del paciente, y a veces tampoco la vida.

Los niños diagnosticados oportunamente con osteosarcoma, tienen hasta un 60-70% de posibilidades de sobrevivir y aún más, muchos de ellos podrán evitar una amputación. Por el contrario, cuando el Osteosarcoma se detecta tardíamente, sólo podrán sobrevivir 2 de cada 10 niños, a pesar de amputaciones, cirugías en tórax y quimioterapia.

Las herramientas actuales para combatir al osteosarcoma son la cirugía y la quimioterapia. Durante mucho tiempo se pensó que la única alternativa era amputar la pierna o brazo afectados, pero la evolución de los pacientes fue fatal en el 100% de los casos cuando sólo se operaban.

Posteriormente se descubrió que la quimioterapia podía ofrecer mejores expectativas a los pacientes, al grado de que ahora se puede alcanzar la curación de 7 de cada 10 pacientes con tumores que no se han extendido a otra parte del cuerpo. El problema es que en nuestro medio, la mitad de los niños llega en etapas muy avanzadas, lo que ocasiona que tengan pocas posibilidades de sobrevivir.

La ciencia avanza

Recientemente se han descubierto nuevas terapias contra el osteosarcoma en un intento por ayudar a los niños evitando la invasión a los pulmones. Uno de estos agentes tiene el nombre de Mifamurtide, medicamento que sin ser quimioterapia, actúa logrando que el propio sistema de defensa del paciente destruya las células tumorales.

Una nueva era en el tratamiento contra el cáncer se hace presente, con medicamentos más dirigidos hacia las células tumorales y que respeta las células sanas de los pacientes para brindarles una mayor esperanza de vida. Estos agentes serán todavía de mayor utilidad, cuando se sumen a una detección más oportuna de tumores como el osteosarcoma.

Dra. Lourdes Vega Vega

Directora Médica de Proyecto Cáncer Teletón

Presidenta de la Agrupación Mexicana de Oncohematología Pediátrica, A.C.

Colaboración de Fundación Teletón México.

“Conocerte a ti mismo, esculpe tu carácter”.

Bojorge@teletón.org.mx

Agrega un comentario

MÁS NOTAS

NOTICIAS

Los Mercados de Seguros de Salud son la nueva manera de comprar seguro médico