Se calienta la frontera domínico-haitiana

Las autoridades dominicanas impiden retornar al país a 1,080 obreros haitianos, lo que ha creado un clima de tensión

Por: Panky Corcino/Corresonsal EDLP

PUBLICADO: Jan, 10, 2013 12:00 am EST



Santo Domingo∕ — El sacerdote católico Regino Martínez aseguró ayer que permanecerá en vigilia junto a 1,080 obreros haitianos a los que las autoridades dominicanas impiden retornar al país tras el paso de las festividades de fin de año, una situación que mantiene un clima de tensión en la frontera norte.
Mientras, el ministro de las Fuerzas Armadas, Sigfrido Pared Pérez, advirtió que el Ejército y los organismos de seguridad del Estado impedirán el ingreso forzoso de cualquier extranjero. "Las Fuerzas Armadas y el Cesfront (Cuerpo Especializado de Seguridad Fronteriza Terrestre) garantizarán la seguridad en la frontera (para) que nadie que no esté autorizado pueda pasar a la República Dominicana", sostuvo el oficial.
Pared Pérez respaldó la decisión de la Dirección General de Migración de mantener cerrada la frontera con el vecino Haití. La medida desató una crisis que mantiene bajo tensión las comunidades de Dajabón y Quanaminthe, en donde los trabajadores haitianos se mantienen en vigilia junto al sacerdote Regino Martínez.
La situación llevó además a las autoridades dominicanas a suspender el mercado binacional que se desarrolla todos los lunes y viernes en la ciudad da Dajabón.
Pared Pérez se refirió al tema en el Palacio Nacional luego de participar en una reunión con el presidente Danilo Medina y el director de Migración, José Ricardo Taveras Blanco.
De su lado, el sacerdote Martínez informó vía telefónica que "esperamos que para este jueves se encuentre una solución definitiva a esta situación y las autoridades dominicanas permitan el retorno de los migrantes haitianos que tienen asegurado sus puestos de trabajo en suelo dominicano y que vinieron a su país como cada fin de año".
Martínez explicó que una comisión conformada por organizaciones de la sociedad civil se reunió con el ministro de Interior y Policía, José Ramón Fadul, y con el viceministro de la Presidencia, Luis Henry Molina, para buscar una solución conjunta al impase de los 1,080 trabajadores haitianos.
Entre los integrantes de la comisión figuran monseñor Francisco Ozoria, obispo de San Pedro de Macorís y encargado de la Pastoral Haitiana de la Conferencia Episcopal Católica de la República Dominicana; Fernando Robles, Asociación Dominicana de Productores de Banano (Adobanano); el sacerdote Roberto Guzmán y Davide Sala, del Centro de Formación y Acción Social Agraria (CEFASA), y el sacerdote Mario Serrano, del Centro Bonó. También, Benigno Toribio y Emilio Travieso, de Solidaridad Fronteriza, la entidad que dirige Regino Martínez.
Solidaridad Fronteriza y el Servicio Jesuita a Refugiados y Migrantes proponen a las autoridades dotar a los 1,080 migrantes de un documento administrativo transitorio que permita que pasen a sus lugares de trabajo.