'Bullet to the Head' es una cinta que impacta (Video)

Crítica: 'Bullet to the Head' es, contra pronóstico, un excelente filme de acción.

Sylvester Stallone encabeza el reparto de 'Bullet in the Head'.

Sylvester Stallone encabeza el reparto de 'Bullet in the Head'.

Foto: Suministrada
PUBLICADO: EST Jan 31, 2013 3:40 pm EST

Vaya sorpresa. Un par de semanas después de que Arnold Schwarzenegger regresara a escena con The Last Stand —una entretenida y simpática pero, para qué mentir, olvidable cinta de acción— llega su buen amigo Sylvester Stallone con una excelente cinta en la que se recupera lo mejor del género.

¿Y qué es lo mejor del cine de acción? Muy simple: su fiereza, dureza, machismo, exceso.

La mano que controla Bullet to the Head —que se estrena este viernes y ha sido clasificada R por su brutal violencia— es la de Walter Hill, un director que entre finales de los años 70 y principios de los 80 escribió las reglas de lo que tenía que ser una película de acción.

Lo hizo con The Warriors (1979) y, especialmente, 48 Hours (1982). Luego su carrera empezó a quebrarse, a pesar de cintas interesantes como Last Man Standing (1996), para hora recuperarse con creces con esta adaptación de una novela gráfica escrita por Alexis Nolent, cuyo eficaz y minucioso guión viene firmado por Alessandro Camon, productor de títulos como American Psycho o Thank You for Smoking.

Stallone es James Bonomo, un asesino a sueldo que, tras un encargo, es asediado por la mafia local de New Orleans, liderada por Robert Morel (Adewale Akinnuoye-Agbaje).

Uno de los sicarios de este es el violento Keegan (Jason Momoa), capaz de eliminar a sus enemigos con la más impecable y sanguinaria efectividad.

En medio de todo ello, Taylor Kwon (Sun Kang), un detective que se asocia con Bonomo para detener el avance del hampa en la ciudad sureña, y Lisa (Sarah Shahi), la hija de este.

El principio de Bullet to the Head deja claro qué clase de película está a punto de empezar: una ruidosa bala atraviesa los logos del estudio y las compañías productoras para, de inmediato, conducirnos a un primer crimen en el que Bonomo y su socio lidian con un individuo en una habitación de un hotel.

Lo que sigue a continuación es, claramente, una referencia constante al título del filme: las balas no solo atraviesan cabezas, sino todas las partes posibles del cuerpo humano en una orgía de tiroteos y peleas que, a diferencia de otras producciones recientes (y por desgracia clasificadas PG-13, para así contentar a las audiencias más jóvenes), reflejan la brutalidad de sus golpes y disparos.

La violencia en Bullet to the Head duele. Los hombres en Bullet to the Head se comportan como tales, estén a un lado o al otro de la ley. Y las mujeres, por su parte, están de mero adorno (no hay ninguna actriz que no aparezca desnuda en algún instante u otro).

La misoginia y la testosterona que emergen de la película no son criticables: forman parte de una cultura popular y cinematográfica que Bullet to the Head recupera en tiempos políticamente correctos (y aburridos).

El personaje de Stallone vive bajo sus propias reglas, sin miedo a las consecuencias de lo que dice o hace, ya sea racista o criminal. Reside en su propio mundo en el que nadie o nada tiene derecho a inmiscuirse.

En una era donde Hollywood trata desesperadamente de contentar a cuanto más público mejor, a todos los demográficos de la sociedad, es refrescante observar una cinta rodada con la determinación y sobriedad de Bullet to the Head, un excelente ejemplo de lo que debería ser el cine de acción, hoy dejado en manos de actores veinteañeros y piruetas circenses que no van a ninguna parte (y sí, me estoy refiriendo a sagas como la de The Fast & the Furious).

La veteranía de Hill y Stallone desplegada en su largometraje es, por ello, merecedora de un estruendoso y satisfactorio aplauso.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS

Chica Fresh

NOTICIAS

Close Ad