'Canelo' Álvarez contra el 'Perro' Angulo y contra sí mismo

Un nuevo "Canelo" Álvarez reformula su carrera y pasa la página de su caída ante Mayweather

'Canelo'  Álvarez (izq.) y su entrenador Eddye Reynoso durante el entrenamiento en San Diego.

'Canelo' Álvarez (izq.) y su entrenador Eddye Reynoso durante el entrenamiento en San Diego.

Foto: Jairo Giraldo/La Opinión
PUBLICADO: EST Feb 13, 2014 9:00 am EST

SAN DIEGO.— Es una historia de nuevas metas y viejos sueños. La crónica sobre la obligación de ganar la pelea que no puedes perder, mientras invadido por el apuro del logro y la urgencia del aplauso, mira de reojo como si buscara fantasmas que rodean su entorno.

Es la nueva vida de un nuevo "Canelo" Álvarez o sino, entonces es la reformulación de un plan de acción que le ayude a pasar la página de su derrota ante Floyd Mayweather para retomar el camino.

"Es algo totalmente diferente. El rival, el estilo y muchas cosas, pero la motivación de prepararse para ganar es la misma", es la primera reflexión del boxeador tapatío.

"Diferente", con todo y énfasis. Eso dijo.

También el campamento, que esta vez no se cumple en "Big Bear Lake" bajo la atenta mirada de Golden Boy Promotions, sino en San Diego con su equipo de siempre que encabezan "Chepo" y Eddie Reynoso.

"Quisimos hacerlo acá en mi casa. Se siente mejor el descanso y la tranquilidad. Todo lo que tuvimos que hacer fue traer el gimnasio", dice, mientras barre con su mirada el interior de la edificación donde huele a nuevo.

Todo es nuevo, y no es una casa, es una mansión. Un palacete en mármol y ladrillo a la vista, ubicado en el exclusivo sector de Rancho del Mar, en los suburbios de San Diego. Un lugar para la tranquilidad. Para el aislamiento. Para la independencia.

¿Ustedes están distanciados de Oscar de la Hoya?

"No. Por supuesto que no. [Usted] Lo dice porque no fuimos a Big Bear [Lake], pero es que hay épocas del año en que no está bien allá. Es frío y ahora mismo está cayendo nieve".

Nuevas metas dentro de los mismos sueños de antes. Volver a ser campeón mundial. Volver a ser cabeza de una gran cartelera que sacuda a los medios de costa a costa. Volver a facturar en grande. Volver a ganar.

Siempre ha preparado sus peleas viniendo de ganar, lo nuevo esta vez es que viene de perder ¿Qué cambia en su plan de acción?

"Cambia mucho. Esta vez cambia todo. Después de perder con [Floyd] Mayweather es un nuevo punto de partida. Esa pelea me dejó grandes enseñanzas y aquí vamos de nuevo".

Después de preparar una pelea con todo detalle frente a un estilista como Mayweather, ahora se preparan para chocar frente a un rudo como "Perro" Angulo. Algo muy distinto.

"Angulo es un peleador que no da un paso atrás. Que sube al cuadrilátero y se para a pelear. Mayweather corre, pega y marca puntos y vuelve a salir. Angulo viene a pelear y por eso creo que le vamos a dar una gran pelea a los seguidores del boxeo".

A propósito de sus seguidores muchos creen que usted les debe algo ¿Siente que tiene una deuda pendiente?

"Yo me preparo para dar lo mejor y para ganar. Es mi deber, es mi obligación. Uno se prepara pensando en ganar… no pensando en perder. Antes de perder mi primera pelea pensaba eso y ahora lo sigo pensando".

En la cochera, visibles, hay un Porsche negro y un Lamborgini blanco. Dos de los juguetes que ayudan en el exquisito decorado de la mansión de "Canelo" Álvarez.

¿Una foto con tus juguetes?

"Noooo. Yo ni los uso... pero son mi único vicio. En Guadalajara tengo otros".

Los vecinos, millonarios discretos, apenas posan su mirada en la casa del nuevo propietario, esta vez bajo el asedio de un grupo de periodistas ruidosos que van y vienen con prisa en uso de ciertos rasgos de confianza.

Usted tiene todo que perder y Angulo todo que ganar ¿Qué tanto riesgo significa "Perro" Angulo?

"Angulo es duro y pega. En el boxeo con un golpe se puede cambiar la historia de una pelea. A ["Perro"] Angulo nos lo tomamos en serio y la preparación, los "sparrings" y la dedicación de este campamento dan fe de eso. Yo necesito una victoria convincente para pensar en grande para lo que viene".

¿Lo que viene es Miguel Cotto o "Maravilla" Martínez?

"No sé. Ni pienso en eso. Ellos pelean en junio y yo en marzo… No sé lo que venga, por ahora pienso en Alfredo Angulo".

Admite que puede pelear tres veces este año, aunque está claro que todo va a depender del desgaste del combate ante Angulo. Estará mirando Cotto contra Martínez en junio, consciente de que uno de los dos puede ser su rival, pero hasta en diciembre.

Todos lo halagan con la magnifiscencia de su casa, ese lugar donde descubrimos a un "Canelo" alegre y distendido. Un lugar más o menos escondido de la presión mediática. Un caserón en la noche del sur de California apartado de los fantasmas que vienen y se van con las megacarteleras y los megamillones.

"Yo sólo quiero pelear y ganar…luego veremos qué más pasa", sentencia, mientras apura su entrenamiento diario caminando en la lona de un ring en la que se lee "Canelo", como si fuera necesario sentir y expresar que ahora juega de local.

De a poco se van las dudas y se pagan las deudas, punto de partida para espantar los fantasmas del estrellato y los millones. La imbatibilidad y la caída. El reto del PPV y el rescate de su credibilidad. Formas invisibles que se cruzan por los pasillos de su imaginación.

Afuera, la ciudad hierve en distracciones. Ebulle en sensaciones. La cotidianidad marcada por un ritmo de vida trepidante, cargada de ruido y tentaciones.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS