El Senado va en serio con reforma

Chuck Schumer (der), Dick Durbin (c) y John McCain (izq) anuncian los 'principios'  para una eventual reforma migratoria este año.

Chuck Schumer (der), Dick Durbin (c) y John McCain (izq) anuncian los 'principios' para una eventual reforma migratoria este año.

Foto: EFE
PUBLICADO: EST Jan 29, 2013 12:01 am EST
WASHINGTON, D.C.— Republicanos y demócratas ofrecieron esperanza para millones de personas. En un inusual clima bipartidista prometieron continuar negociando una reforma migratoria y transformar la propuesta que presentaron ayer, en un proyecto de ley, en marzo próximo.

"Esperamos que estos principios se traduzcan en legislación; que tenga una votación en el Comité Judicial y que sea aprobada en el Senado para la primavera o verano de este año", dijo el líder del grupo, Charles Schumer (D-NY), al iniciar una conferencia de prensa.

"Este es un primer paso", dijo el senador John McCain (R-AZ). "La meta sigue siendo difícil, pero la podemos alcanzar", agregó.

Ambos senadores no escatimaron en tiempo y palabras, para expresar elogios mutuos, por su trabajo y buena voluntad a la hora de negociar. Pero lo cierto es que se necesitará mucho más que eso para afinar los detalles que siguen pendientes.

El documento con los principios propone que el acceso a la ciudadanía para indocumentados se condicione a dos variables: metas que muestren avances concretos en seguridad fronteriza y un mejoramiento del sistema que permite el ingreso de inmigrantes con visas y que luego permanecen en el país. Mientras se cumplen esos objetivos las personas tendrían un estatus legal provisional, con permiso de trabajo, desde el momento en que se promulgue la legislación.

Tras esto, los indocumentados podrían acceder a su residencia permanente y luego a su ciudadanía si cumplen con requerimientos como pagar impuestos, ponerse al final de la fila, aprender inglés, someterse a una revisión de antecedentes, entre otros.

El documento no entrega detalles respecto a los cambios necesarios en seguridad fronteriza, ni tampoco respecto al flujo futuro de trabajadores, uno de los temas claves para el fracaso de la reforma en 2006 y 2007.

El acuerdo sólo menciona el ingreso de mano de obra básica a Estados Unidos cuando la economía esté creando empleos y un descenso si la demanda laboral se contrae.

Al ser consultado por La Opinión, Schumer aseguró que han tenido discusiones con los líderes sindicales y del sector empresarial. "Mientras nosotros hemos negociado estos principios, ellos han estado en conversaciones. Desde nuestro punto de vista sería mejor si ellos pueden llegar a un acuerdo sobre una propuesta de flujo futuro, que nosotros podamos aprobar", explicó.

"Según Richard Trumka, presidente de AFL-CIO y Tom Donahue, presidente de la Cámara de Comercio, están progresando mucho más que en 2009 cuando también teníamos negociaciones en el Senado", agregó.

La presidenta de SEIU, Mary Kay Henry, dijo que AFL-CIO y todos los sindicatos, han sostenido largas conversaciones con la Cámara de Comercio. "Hay progreso. El tiempo es ahora [...] Estamos listos para trabajar en los temas claves que nos han frenado en el pasado y vamos a enfrentarlo juntos como nación", comentó.

Desde diciembre, los senadores Robert Menéndez (D-NJ), Schumer, Richard Durbin (D-IL), Lindsey Graham (R-SC), Marco Rubio (R-FL) y McCain han sostenido reuniones privadas para llegar a un acuerdo.

Todos ellos, además de Jeff Flake (R-AZ) y Michael Bennet (D-CO), respaldan la propuesta presentada ayer. Desde 2007 no se veía a una coalición bipartidista de senadores llegar a este punto.

La discusión pública recién comienza ahora. Grupos conservadores y liberales dieron la bienvenida a la propuesta, como un primer paso. "Es un avance sustancial. Debe existir una ruta clara a la ciudadanía. No puede ser un camino eterno sin comienzo, ni fin. No debe ser algo que demore 20 años", comentó Ali Noorani, director ejecutivo de National Immigration Forum.

"Es un paso importantísimo, no sólo porque tenemos a un grupo bipartidista detrás del acuerdo, sino porque los principios corroboran que la legalización, con acceso a la ciudadanía es esencial", dijo Clarissa Martínez, del Consejo Nacional de la Raza.

En la Cámara de Representantes un grupo bipartidista, también está negociando un plan migratorio. Uno de sus representantes, el congresista Mario Díaz Balart (R-FL), dijo que los principios presentados "son compatibles con las discusiones en la Cámara Baja".

Agrega un comentario

MÁS NOTAS

NOTICIAS