Nuevo avance de la reforma migratoria (fotos)

El tema de la ciudadanía sigue siendo el centro de los desacuerdos

La reforma migratoria por la que han luchado miles de personas, tiene buenas posibilidades de concretarse este año.

La reforma migratoria por la que han luchado miles de personas, tiene buenas posibilidades de concretarse este año.

Foto: La OpiniónArchivo
PUBLICADO: EST Jan 18, 2013 12:01 am EST

WASHINGTON, D.C.— Como una oportunidad en la que están dispuestos a invertir tiempo y dinero. Así definieron ayer, líderes republicanos, de negocios e iglesias, los esfuerzos para materializar una reforma migratoria este año.

Son tres grupos claves para lograr el apoyo de congresistas conservadores. Sin ellos, un proyecto de ley migratoria sería prácticamente imposible. A pesar de las diferencias prevalecientes, por ahora, todos están realizando un llamado amplio a la acción, a través del grupo "Forging Consensus" liderado por National Immigration Forum (NIF).

Personajes como Carlos Gutiérrez, ex secretario de comercio de George W. Bush y hombre ancla en los esfuerzos por lograr una reforma en 2007, junto a Tom Donahue, el presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, se sentaron en conjunto con Barret Duke vicepresidente de política pública en Southern Baptist Convention, Johnny Young, director ejecutivo en los Servicios de Inmigración y Refugiados de la Conferencia de Arzobispos Católicos y el procurador de Indiana, Gregory Zoeller.

"Esta es la mejor oportunidad de obtener una reforma migratoria, en la última década. Para eso se necesita un liderazgo estratégico, disciplinado y unido y eso es justamente lo que tenemos aquí hoy", dijo Ali Noorani, director ejecutivo de NIF.

Las diferencias dentro de la coalición, en temas tan importantes como acceso a ciudadanía, se pueden palpar en el ambiente. Pero por ahora, la clave está en darle impulso político a una reforma y eso sólo se logrará si están juntos, bajo una sola voz.

"El sistema está roto, todos lo saben. Eso no les sirve a los intereses de los negocios", dijo Donahue.

"Debemos modificar la política restrictiva de visas. Crear programas de trabajo temporal e ir mucho más allá que el área agrícola. Sectores donde hay escasez, que pueda ajustarse cuando la demanda en la economía suba o baje. Ahora, incluso con el desempleo alto, hay millones de trabajos que quedan vacantes", agregó.

Gutiérrez fue incluso más allá y anunció la formación de un Super PAC destinado a respaldar financieramente a candidatos republicanos que apoyen una reforma migratoria abiertamente.

"Si no lo logramos esta vez, probablemente no tendremos otra oportunidad en los próximos cinco años. Esperemos que este tema no se vuelva un teatro político […] Con el Super PAC haremos algo que nunca se ha realizado antes […] Si no hacemos esto correctamente, sería una vergüenza", enfatizó.

En el Capitolio, en tanto, grupos de líderes evangélicos ya han iniciado las primeras reuniones con legisladores, en su mayoría republicanos, en ambas cámaras. Duke calificó los encuentros como "un desarrollo positivo".

Pero, inmigración siempre fracasa en los detalles y es precisamente ahí, donde esta coalición mostró que existen diferentes visiones sobre la estrategia a seguir. Consultado por La Opinión, Gutiérrez se mostró abierto a mover proyectos de ley de menor envergadura. Como lo ha propuesto el senador Marco Rubio (R-FL).

"En 2007 tratamos una reforma integral […] Lo interesante de lo que propone el senador Rubio es que puedes dividir un proyecto de ley de 750 hojas en piezas manejables. Eso lo hace más transparente para el público. Nuestro proyecto integral fue descartado por una palabra: amnistía", dijo. "Esa es la trampa de propuestas complejas. Es un tema táctico. Ambas estrategias pueden funcionar", agregó.

Donahue, en cambio, pareció más inclinado por una vía integral. "Hay muchas ventajas frente a una reforma comprehensiva. Podemos arreglarla y avanzar. Existe una desventaja en leyes separadas. Por ejemplo, puedes ganar amplio apoyo para las visas de mano de obra altamente calificada y perder respaldo en otros temas", expresó. "Eso no se debe decidir ahora", comentó.

El presidente de la Cámara de Comercio comentó una reunión con el presidente de AFL-CIO, Richard Trumka, donde se habló de inmigración. Históricamente los desacuerdos entre ambos grupos, llevaron al fracaso de la propuesta migratoria en años anteriores.

"Los trabajadores no tienen aliados o enemigos eternos, sólo un interés permanente en promover una sociedad más justa. La causa de los indocumentados es la nuestra y la Cámara de Comercio puede ser un poderoso aliado para expandir la ciudadanía", aseguró Ana Avendaño, Directora de Inmigración y Acción Comunitaria de AFL-CIO.

"Esperamos trabajar juntos en principios comunes por un acercamiento apolítico al mercado laboral en que expertos imparciales, en lugar de políticos, determinen el flujo futuro de trabajadores", agregó.

La ciudadanía es otro de los temas complicados en el debate migratorio. Por ahora, las opciones sobre la mesa van de un extremo a otro. Desde otorgar un camino directo a la ciudadanía para los indocumentados, hasta limitarse a la residencia legal.

En el medio, se están debatiendo fórmulas como una estrategia progresiva para acceder a la ciudadanía. No obstante, todavía es muy pronto para hilvanar esos detalles. Por ahora cada uno mostrará sus cartas al inicio de juego, para luego optar por un cambio.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS

Chica Fresh

NOTICIAS

Close Ad