Lo mexicano sí vende en LA

Comerciantes han convertido ese enorme potencial en exitosas empresas locales.

Cientos de hispanos disfrutan de un espectáculo en Plaza México, icono de la cultura y tradición mexicana en LA.

Cientos de hispanos disfrutan de un espectáculo en Plaza México, icono de la cultura y tradición mexicana en LA.

Foto: J. Emilio Flores / La Opinión
PUBLICADO: EST Jul 10, 2012 1:20 am EST

Última parte de una serie

Con una réplica del Ángel de la Independencia del Distrito Federal, una fachada que emula al Palacio de Gobierno de Guadalajara, un Calendario Azteca, esculturas de héroes mexicanos y un kiosco elaborado en San Miguel de Allende, pocos revisan la etiqueta de la Plaza México de Lynwood.

Detrás de uno de los centros comerciales más visitados por los mexicanos que radican en Los Ángeles, sin embargo, está la visión empresarial de Donald Chae, un coreanoamericano que fotografió México para plasmar sus imágenes más representativas en un terreno de 650,000 pies cuadrados."Plaza México nace de la necesidad de tener un lugar con el cual nos identificáramos", explica Mario Cárdenas, director del lugar y presidente del grupo de oriundos más grande del país, el Consejo de Federaciones Mexicanas en Norteamérica (COFEM).

"La primera generación tenemos el sentimiento, por eso nos llaman el 'Mercado de la Nostalgia'", comenta Cárdenas acerca del sentido de pertenencia que suele convertirse en dólares.

Antes que Plaza México, en la década de 1990, crecía en el Sur de California una empresa de quesos estilo mexicano que fundó el cubano Gilberto Cárdenas, Cacique Inc. Su mercado, los cinco millones de hispanos en el Sur de California, la gran mayoría oriundos de México, ha sido blanco de la mercadotecnia a través del cantante de música ranchera Vicente Fernández y el patrocinio de la Selección Mexicana de Fútbol, que aquí suelen llenar los sitios donde se presentan.

No son los únicos negocios con fachada azteca que están enfocados en estos consumidores. El Gallo Giro, una cadena de once restaurantes, la mayoría en el condado de Los Ángeles, que imita una taquería tradicional (su eslogan es "La Cocina Mexicana"), es propiedad del francés Charles Bonaparte.

Mientras que las populares tiendas de ropa estilo vaquero Tres Hermanos, cuyo logotipo tiene los colores verde, blanco y rojo, los de la bandera de México, fueron fundadas por libaneses.

Otro ejemplo es La Curacao, cuyas nueve sucursales en el Sur de California, conforman la más grande cadena de tiendas por departamento enfocada en los inmigrantes latinos. Sus dueños son Jerry y Ron Azarkam, dos israelitas que llegaron a Estados Unidos en la década de 1970.

"Mucha de la gente hispana que está en Los Ángeles proviene de México; es un mercado grande y tiene mucho poder económico", recalcó Ira Kalb, profesor de mercadotecnia de la Escuela de Negocios Marshall de la Universidad del Sur de California (USC).

Con 1.9 millones de propietarios de viviendas y al integrar el 16.8% de todos los hispanos en EEUU, Los Ángeles es el principal mercado latino del país. De acuerdo a cifras del Censo, su poder adquisitivo era de 128,000 millones de dólares en 2008.

"Eso es una cantidad muy grande", comentó Kalb, quien, sin embargo, resaltó que no basta con poner los colores de la bandera o un nombre relacionado con México para atraer a estos clientes.

"La gente en el mercado hispano tiene una gran variedad de intereses y tienes que darles el beneficio que están buscando, no son tontos; debes ofrecerles el producto que ellos quieren. La mercadotecnia que estas empresas usan es tratar de hablar con esa audiencia de la manera correcta", dijo.

Cárdenas, director de Plaza México, un sitio comercial en pleno proceso de expansión a pesar de la crisis, coincide en que actualmente los mexicanos son la clientela más codiciada.

"Nosotros también tenemos que aprovechar eso para crecer; tomar la parte del pastel que nos corresponde", señaló.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS