"No somos basura" dicen empleados

Entre las peticiones más escuchadas fue la de la  reforma migratoria.

Entre las peticiones más escuchadas fue la de la reforma migratoria.

Foto: Ciro Cesar / La Opinión
PUBLICADO: EST May 2, 2012 1:20 am EST

La presión ejercida por la División de Seguridad en el Trabajo de California (Cal-OSHA), las autoridades locales, los sindicatos y otras entidades no han podido cambiar las duras condiciones laborales que a diario enfrentan decenas de inmigrantes en una planta de reciclaje en Atwater Village.

"Nuestro supervisor nos ha humillado con gritos, reclamos, acusaciones falsas. Nos ha amenazado con corrernos", denunció Margarita Castro, una madre soltera que trabaja como separadora de desechos en un centro de la compañía American Reclamation.

Sin protección, ella ha tenido que retirar jeringas, animales muertos, químicos y materiales peligrosos de la banda de separación. "No tenemos el equipo necesario, ni recibimos entrenamiento", contó.

Por si fuera poco, la empresa paga poco, no proporciona seguro médico y ha hecho lo posible para que no se integre un sindicato, como despedir a los cinco empleados que lideraban esta lucha (por lo cual es investigada por la Junta Nacional de Relaciones Laborales, NLRB).

En respuesta a estas irregularidades, los grupos gremiales decidieron conmemorar el Dia Internacional del Trabajo con una protesta afuera de dicha planta de reciclaje. "Respeto", "Dignidad", "Salarios Dignos", se leía en los carteles que portaban algunos de los 250 sindicalistas congregados ayer por la mañana.

"Aquí estamos luchando aún por los derechos laborales", expresó la legendaria activista Dolores Huerta, quien participó en la demostración. "No hay libertad a menos que los trabajadores sean libres de organizarse en un sindicato", subrayó.

American Reclamation, con más de 50 años en el negocio de la recolección de desechos, ha sido comparada con la empresa Community Recycling, en cuyas instalaciones del condado de Kern murieron el año pasado dos jóvenes oaxaqueños que, protegidos con simples mascarillas de pintor, respiraron gases tóxicos.

"No les dieron la información que necesitaban", mencionó Huerta.

Una de las estrategias de los sindicatos ha sido poner presión financiera a la compañía, pidiendo al Ayuntamiento de El Monte no contratarla para recoger sus residuos. "Queremos respeto para nuestros trabajadores", pidió la contralora municipal y candidata a la Alcaldía de Los Ángeles, Wendy Greuel.

Hace unos días, en su primera respuesta pública, John Gasparin, director ejecutivo de American Reclamation, consideró "absurdas" las acusaciones de los grupos gremiales y trabajadores. "Están tratando de herirnos financieramente y eso no ocurrirá porque estamos haciendo lo correcto", comentó al diario San Gabriel Valley Tribune.

En la fachada de la planta en Atwater Village, anticipando la manifestación de los sindicatos, la empresa colocó dos mantas con las frases: "Teamsters: dejen de bloquear una elección [para crear un sindicato] libre y justa" y "American Reclamation respalda a sus empleados".

Pero tres de los cinco trabajadores que fueron despedidos supuestamente por intentar formar un sindicato, coinciden en que los abusos laborales eran constantes dentro y fuera del centro de reciclaje.

"Uno ni sentía el deseo de venir a trabajar por lo que pasaba allá adentro", mencionó Santos Orellana, un chofer que perdió el empleo en octubre de 2011. "Pasé cinco años sin aumento, ni seguro médico", reclamó otro conductor, Magdaleno Sánchez.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS

Chica Fresh

NOTICIAS

Close Ad