Anuncian golpe a pandillas latinas en EEUU y Honduras

Los detenidos son personas procedentes de 33 países de Centro y Sudamérica, Europa, Asia, África y el Caribe. Del total, 720 son hombres y el resto mujeres

Mara Salvatrucha y Calle 18 son mencionadas como las principales pandillas trasnacionales, por sus vínculos con México y Centroamérica.

Mara Salvatrucha y Calle 18 son mencionadas como las principales pandillas trasnacionales, por sus vínculos con México y Centroamérica.

Foto: Archivo/La Opinion
PUBLICADO: EST Apr 26, 2012 12:01 am EST

CHICAGO (EFE).- Agentes federales detuvieron a 792 pandilleros pertenecientes a 28 bandas trasnacionales dedicadas al tráfico humano, distribución de armas y narcóticos en una operación que incluyó 150 ciudades de Estados Unidos y Honduras, se informó hoy.

La Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) de Chicago informó en un comunicado sobre el "Proyecto Nefarious" ejecutado desde febrero de este año, que culminó con detenciones practicadas entre el 9 y 21 de este mes.

Los detenidos son personas procedentes de 33 países de Centro y Sudamérica, Europa, Asia, África y el Caribe. Del total, 720 son hombres y el resto mujeres.

"La meta del proyecto es identificar, localizar, arrestar, procesar y remover a pandilleros y personas asociadas con tráfico humano, de armas y narcóticos", dijo James Dinkins, director asociado de ICE.

Las pandillas trasnacionales, según ICE, tienen una cantidad importante de miembros extranjeros y se involucran frecuentemente en delitos vinculados con la frontera con México que también incluyen el traslado ilegal de grandes sumas de dinero y otro tipo de contrabando.

Según las autoridades, las actividades criminales cometidas por miembros en un país son planificadas, dirigidas y controladas por líderes pandilleros en otro país, que están en movimiento constante y se adaptan a nuevas áreas.

Y como cualquier pandillera callejera, estas bandas también son propensas a la violencia y sus miembros cometen robos, extorsión, agresiones, violaciones y asesinatos.

Entre los detenidos se mencionó a Carlos Alexander Melgar Andrade, de 22 años, un salvadoreño vinculado con la pandilla MS-13 en el condado Los Ángeles, California, y acusado de violación.

También Richard Paul Gonzáles, de 40, miembro de la Mexikanemi o pandilla Mafia Mexicana, detenido en el condado Bexar, Texas, por exposición indecente a menores y adultos.

Rodney Zaid Mejía, Pedro Meléndez y Héctor Villarreal, todos de 20 años, y Héctor Abarca de 21, además de Johnnie Sánchez de 31, integraban la pandilla MS-13 en Houston, Texas, y fueron detenidos y acusados de asociación mafiosa, tráfico de drogas y violaciones a la tenencia de armas de fuego.

Otros pandilleros detenidos pertenecían a los Hermanos Pistoleros Latinos de Laredo, Texas; Varrio Carson 13 del condado Los Ángeles y Valluco del condado Starr, también en Texas.

Al enumerar los resultados de la Operación Escudo Comunitario, que desde el 2005 registra más de 25 mil pandilleros detenidos con antecedentes criminales, ICE subrayó la amenaza de las pandillas trasnacionales a la seguridad pública de los Estados Unidos.

En Chicago, por ejemplo, los Latin Kings tienen unos 18 mil miembros y funcionan desde hace unos 30 años, dividiendo la ciudad y suburbios con otros grupos peligrosos como Imperial Gangsters, Spanish Gangster Disciples, Latin Blood, The Thugs, Latin Counts y Sureños 13.

El "Libro de las Pandillas" publicado en enero por la Comisión de Lucha contra el Crimen de Chicago también menciona a los Bloods, Crips, Vatos Locos, MS-13 (Mara Salvatrucha) y Calle 18, también conocida como M-18.

Mara Salvatrucha y Calle 18 son mencionadas como las principales pandillas trasnacionales, por sus vínculos con México y Centroamérica, además de sus metas financieras y de poder político.

En un informe del servicio de investigación del Congreso se afirmó que estas pandillas participan en actividades criminales asociadas normalmente con grupos criminales mejor organizados y más sofisticados.

Se advierte además que miembros de MS-13 y M-18 están vinculados a operaciones de contrabando humano y, por extensión, "podrían utilizar sus habilidades y contactos criminales para introducir terroristas en los Estados Unidos".

Agrega un comentario

MÁS NOTAS