Mons. Romero tiene su esquina

Martha Rosales festeja durante el homenaje.

Martha Rosales festeja durante el homenaje.

Foto: Aurelia Ventura / La Opinión
PUBLICADO: EST Apr 22, 2012 12:01 am EST
La bulliciosa esquina de la avenida Vermont y el bulevar Pico, en Los Ángeles, probablemente ya no vuelva a ser referida con esos nombres. De ahora en adelante será la intersección Monseñor Óscar Romero. "Es un día histórico", dijeron ayer una y otra vez en sus discursos, los líderes comunitarios salvadoreños, activistas y políticos del Ayuntamiento de la ciudad, que pisaron el estrado donde se realizaba la ceremonia para inaugurar oficialmente ese acontecimiento. "Para nosotros es muy importante el legado que nos dejó Monseñor Romero y recordarlo en esta avenida nos llena de orgullo y es un verdadero logro", explicó Óscar Domínguez, presidente del Corredor Comunitario Salvadoreño. Monseñor Óscar Romero fue asesinado un lunes 24 de marzo de 1980, mientras oficiaba una misa en la capilla de un hospital. En sus homilías utilizaba un discuro enérgico en contra del Ejército y el Gobierno, que en esa época gobernaba con opresión al pueblo salvadoreño, y miles de personas murieron por esa causa. Domínguez dice que desde hace unos años, han trabajado muy de cerca con el concejal Ed Reyes, no sólo para lograr que el Concejo de la Ciudad aprobara el nombramiento de esa intersección, sino para delinear lo que han llamado popularmente como el corredor salvadoreño, que comprende desde la calle 11 hasta el bulevar Pico, sobre la avenida Vermont, en donde la mayoría de los negocios son de productos salvadoreños. "Queremos que ese corredor sea parte de nuestra identidad salvadoreña", expresa Domínguez. "Así como los mexicanos tienen la Placita Olvera o los chinos China Town". El concejal Reyes, que pronto concluirá con su cargo, acompañado de otros líderes, desvelaron las cuatro placas que llevan el nombre de Monseñor Óscar Romero Square. "Que le den un reconocimiento así, tan importante en este país, es un orgullo", dice María Dolores Ortiz, quien viajó desde Sensuntepeque, Departamento de Cabañas, El Salvador, para formar parte de esta ceremonia. La intersección no fue una selección hecha al azar. Carlos Vaquerano, director ejecutivo del Fodo de Educación y Liderazgo para los Salvadoreñoamericanos (Salef), explica que el bulevar Pico, exactamente en esa intersección, ha sido parte de la historia del crecimiento de los salvadoreños en esta área de Los Ángeles. "Aquí es donde hacemos el desfile de Independencia salvadoreño, es un lugar muy importante", comentó. Vaquerano habló de la importancia del religioso en la comunidad salvadoreña. "Ahora tendremos la oportunidad de que cada vez que pasemos por aquí, recordaremos a un hombre que para nosotros significa la esperanza y la justicia", dijo el líder salvadoreño. Sin embargo, esa intersección no será lo único que lleve el nombre de Monseñor. Vaquerano dijo que está en trámites la Plaza Memorial en honor a Monseñor Romero, la cual estará ubicada en la calle Séptima y Alvarado. El salvadoreño René Trujillo, que tiene 22 años de vivir en este país, recordó cuando algunos domingos acudía a las misas de Monseñor Romero en El Salvador. "Sus mensajes éran muy hermosos", dijo.
Agrega un comentario

MÁS NOTAS

NOTICIAS