Familia de joven espera saber causas de su muerte

Estudiantes de Panorama High School ayer ante el altar dedicado al joven atleta Salvador Preciado.

Estudiantes de Panorama High School ayer ante el altar dedicado al joven atleta Salvador Preciado.

Foto: J. Emilio Flores / La Opinión
PUBLICADO: EST Mar 6, 2012 1:43 am EST
Un día de duelo se vivió ayer en la secundaria Panorama High, en el Valle de San Fernando, por la muerte de Salvador Preciado. El joven de 17 años falleció el sábado por la madrugada luego de asistir a una fiesta donde consumió alcohol y aparentemente se lesionó, pero las circunstancias de su muerte no han sido aclaradas. La policía investiga si Preciado murió por intoxicación causada por alcohol. Se espera que la Oficina del Forense del Condado de Los Ángeles realice hoy una autopsia. Ayer, la madre y otros parientes se preguntaban cómo pudo morir el joven atleta, destacado en futbol americano y lucha. La madre Irma Guevara, de 39 años, dijo que el viernes por la noche le dio dinero a Salvador para que fuera a la fiesta a dos cuadras de su casa. En la fiesta, que no era supervisada por adultos, se cobró por la entrada. Guevara dijo que ha recibido varias versiones de qué sucedió en la fiesta, y que no está segura de cuánto tomó su hijo, quien no acostumbraba a consumir alcohol. Según una de las versiones, alguien puso drogas en la bebida de Preciado. "Dijeron que cuando se terminó una bebida, se quitó la camisa y lentes como loco y que no lo conocían, que era otro Sal", contó Guevara. Según versiones recibidas por la madre, el joven cayó desmayado. Amigos del joven lo sentaron en una silla que se quebró, y Preciado cayó al suelo y se golpeó la cabeza. Un amigo llamó a un entrenador y le contó lo sucedido. El entrenador se lo llevó al apartamento cercano del amigo alrededor de las 12:30 a.m. del sábado y a la 1:15 a.m. llamó a la madre de Preciado pero le dijo que no fuera a recogerlo "que porque nosotros íbamos a estar molestos al ver a nuestro hijo porque estaba tomando", contó Guevara Ayer, en conversación telefónica con investigadores de la Policía de Los Ángeles (LAPD), Guevara culpó al entrenador por la muerte de su hijo. "Para mí, [el entrenador es] responsable por la muerte de mi hijo", dijo Guevara. "Porque otros niños estuvieron ahí pero estaban tomando y no se acuerdan. Yo señalo al entrenador como el responsable por todo lo que pasó porque él no estuvo ahí tomando, y cuando vio a alguien desmayado, pienso que debió haber llamado al 911. El fue el único que estaba sobrio y podía haber hecho algo". Guevara dijo que todos los asistentes a la fiesta estaban cambiando lo que decían, quizás porque "los muchachos, la mayoría de ellos estaban tomando, estaban borrachos y no saben lo que pasó". "Estoy muy confundida. No sabemos quien miente y quien dice la verdad", dijo. "Necesito más apoyo. Estoy enojada porque necesito que la gente me apoye a encontrar la verdad sobre lo que ocurrió". Mientras tanto, los compañeros de Preciado lamentaban ayer su muerte. Rossy Almeyda, una de las amigas de "Big Sal", como lo conocían todos, dijo estar muy sorprendida, y que nunca había sabido que el joven tomara alcohol. "El siempre estaba con una sonrisa en su cara, era una muy buena persona, y siempre trataba de alegrarte si te veía triste", contó. Sus compañeros del equipo de futbol no quisieron hablar con la prensa, pero todos llevaban el número 77 dibujado en sus brazos y camisetas en honor al número de camiseta con que jugaba Salvador en el equipo de futbol americano de la escuela. Todo el fin de semana, consejeros de la escuela, estuvieron disponibles para ayudar a los estudiantes a lidiar con la pérdida. Ellen Morgan, vocera de la escuela, dijo que las autoridades intentaban que se tratase de un día como cualquier otro para los estudiantes. Sin embargo, la muerte de Salvador no podía ser ignorada, sus compañeros se acercaban llorando a través de las rejas de la escuela al pequeño altar que habían armado fuera con veladoras, flores, carteles y su par de tenis.
Agrega un comentario

MÁS NOTAS

Chica Fresh

NOTICIAS