Baca propone mudar reos a Fresno y Kern

La población carcelaria en L.A. ha aumentado de  15,400  a 17,300 en 5 meses.

La población carcelaria en L.A. ha aumentado de 15,400 a 17,300 en 5 meses.

Foto: Archivo
PUBLICADO: EST Mar 2, 2012 12:22 am EST
Para aliviar el problema de hacinamiento que se avecina por el plan de reajuste de las prisiones estatales, el Departamento del Sheriff propone como alternativa la mudanza de unos 2 mil reos de las cárceles de Los Ángeles a cuatro correccionales en los condados de Fresno y Kern. La idea es hacer contrato con las ciudades de Shafter, Taft y Delano, en el condado de Kern, y con Coalinga, en Fresno, para alojar en sus instalaciones a reos que no hayan cometido delitos serios, violentos o sexuales. Steve Whitmore, portavoz del sheriff Lee Baca, dijo que a pesar de que el estado empezó a mandarles prisioneros desde octubre, actualmente las cárceles del condado están a su capacidad y sin problemas, pero que para el verano podrían complicarse las cosas. "Por ahora estamos bien, lo que significa que la entrada de internos aún no está costando más de lo ordinario al condado, pero para el verano vamos a tener que ver otras alternativas, porque esperamos que la población crezca y no tenemos dinero para ello", mencionó Whitmore. Otra de las alternativas, según lo expuso el martes durante la Junta de Supervisores el asistente del Sheriff, Cecil Rhambo, es reducir el tiempo de encarcelamiento a quienes hayan cometido delitos menores. Rhambo explicó que actualmente este tipo de delincuentes sólo cumplen 20% de su sentencia en la cárcel, pero que podría reducirse al 15%. Los delincuentes que sean preliberados, podrían estar bajo supervisión electrónica, es decir, que se les coloque algún dispositivo para ubicarlos. Antes de que iniciara el traslado de reos estatales a las cárceles del condado, la población carcelaria era de aproximadamente 15,400, pero en cinco meses ha subido a 17,300 y se espera que para finales de junio tengan 19,600. Aunque las cárceles del condado cuentan con 20,828 camas, no se tiene el presupuesto suficiente para operar un espacio de 1,600 que permanece cerrado. Por ello el plan del Sheriff es, una vez que sean habilitadas las instalaciones de Kern y Fresno, enviar ahí a unos 1,800 internos. El costo por interno en esas instalaciones sería de $56 dólares por servicios básicos, o $66 dólares que incluiría cuidado médico avanzado y dos comidas calientes al día. Ese costo, señaló Rhambo, es prácticamente la mitad de los $112.84 dólares diarios que le cuesta al condado cada interno. Organizaciones como Californians United for Responsible Budget (CURB) y de Youth Justice Coalition (YJC), han insistido en la necesidad de ofrecer más servicios de readaptación para evitar la reincidencia delictiva en vez de estar sólo pensando en ampliar el sistema carcelario. Para Emily Harris, coordinadora estatal de CURB, las autoridades carcelarias están contemplando un plan de expansión al solicitar más recursos para construir prisiones, pero no están destinando el dinero suficiente en programas de rehabilitación y readaptación social.
Agrega un comentario

MÁS NOTAS

NOTICIAS