Campaña busca ayudar a Cárdenas

PUBLICADO: EST Feb 28, 2012 1:41 am EST

Blanca Cárdenas, la mujer que fue detenida por supuesto traspaso de propiedad al negarse a abandonar su casa y luego enviada a la prisión de mujeres de Lynwood por tener antecedentes migratorios, hoy podría ser liberada bajo fianza, luego de ser procesada por ICE.

Cárdenas fue arrestada el miércoles pasado cuando agentes de policía llegaron a su hogar de North Hollywood con una orden de desalojo. Su casa había sido embargada por Bank of America y vendida a un nuevo propietario. Cárdenas se había declarado en bancarrota y creyó que estaba amparada por la ley y podía permanecer en su hogar. La mujer fue enviada a la cárcel de la corte de Van Nuys.

El viernes pasado, un juez de Van Nuys autorizó su liberación sin necesidad de fianza -con la condición de que no se acercara a 200 yardas de su casa y que no contactara al nuevo dueño- pero pendiente de la decisión del Sheriff. Cárdenas es indocumentada y tenía una orden de arresto previa de ICE. Ese mismo día, las autoridades trasladaron a Cárdenas a la prisión de mujeres de Lynwood.

Según la vocera de ICE Virginia Kice, Cárdenas tenía una orden de detención solicitando que fuera entregada a las autoridades de inmigración, ya que había sido deportada en 2002. Según Kice, ICE prioritiza la deportación de personas indocumentadas que hayan cometido crímenes, que hayan cometido grandes violaciones migratorias o que hayan sido deportadas del país con anterioridad.

Cárdenas deberá ser trasladada hoy al centro de detención de Los Ángeles donde se procesará su caso. De no permitirle salir bajo fianza, su abogado Juan Morales pedirá una audiencia para solicitar su liberación.

Familiares y activistas han seguido el caso y hoy, representantes de Occupy LA, Hermandad Mexicana Panorama City, American Outreach y Fundación Buen Hogar tienen planeada una protesta frente al Concejo Municipal.

Sus partidarios están pidiendo una visa humanitaria ya que Cárdenas es madre de una niña pequeña.

"Esto no para aquí", aseguró Ricardo Ramirez de la Fundación Buen Hogar. "Hay mucha gente a la que deportan porque no tienen quien los ayude. No lo hacemos sólo por este caso, sino por todos", aseguró.

El esposo de Cárdenas, Gerardo Quiñones, también indicó que acaba de comenzar los trámites migratorios para pedir a su esposa, ya que él sí es un ciudadano americano y ellos están casados desde 2002. Cárdenas y Quiñones tienen una niña de 17 meses, y Cárdenas tiene un hijo de 14 años de una relación previa, que vive con el padre.

Los defensores de Cárdenas ya han enviado por fax 400 cartas al presidente Obama pidiendo su liberación y han contactado a la oficina encargada de asuntos migratorios del congresista Howard Berman para que investigue el caso. Ramírez señaló que su grupo siempre ha tenido buenas experiencias con la oficina de Berman y que ya los han ayudado con anterioridad.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS