Al descubierto más aberraciones

Una alternativa para las familias indocumentadas de menores agraviados sería la obtención de la Visa U, documento que permite regularizar el estatus migratorio a quien colabora con la policía.

Raymundo, indocumentado y padre de dos menores,  dio detalles de los regalos y objetos que recibió una de sus hijas del maestro Berndt.

Raymundo, indocumentado y padre de dos menores, dio detalles de los regalos y objetos que recibió una de sus hijas del maestro Berndt.

Foto: J. Emilio Flores / La Opinión
PUBLICADO: EST Feb 10, 2012 1:10 am EST

Una de las familias indocumentadas tenía en la sala de su hogar un cuadro con la foto de su hija sosteniendo con los labios una galleta con una sustancia blanca encima. El mismo maestro de la niña, Mark Berndt, quien ahora está acusado de abuso sexual y actos lascivos contra menores, le regaló la fotografía.

Detrás de la fotografía Berndt escribió: "College Girl and her cookie!" (¡Niña universitaria y su galleta!). La familia sabía que ella tenía una relación especial con Berndt, pero no se imaginaban que la menor estaba siendo abusada por su maestro ni que posiblemente la sustancia blanca sobre la galleta era semen.

La abogada de inmigración Jessica Domínguez y el abogado experto en casos civiles, Gregory Owen, representan a ésta y otras siete familias indocumentadas que supuestamente tienen pruebas –como la fotografía mencionada- en contra de Berndt, pero que no han acudido a los investigadores policiales por miedo a que el Departamento del Sheriff los transfiera a las autoridades migratorias.

"A ninguno de ustedes les gustaría estar en mi posición. No dar la cara al ver lo que está pasando mi hija por miedo", dijo con la voz quebrada Raymundo, padre indocumentado de una de las supuestas víctimas.

Raymundo dejó de hablar unos segundos porque las lágrimas lo traicionaron y siguió: "La semana pasada me enteré de lo que sucedió, fuimos a ver al director y no nos atendió. Nos dijeron que fuéramos hablar con el Sheriff. Yo me regresé a la casa triste y nervioso", agregó.

Domínguez evitó que Raymundo contara detalles sobre lo sucedido con su hija en la escuela Miramonte, en el sur centro de Los Ángeles. Según las tres demandas civiles presentadas esta semana ante la Corte del Condado, el maestro llevaba a las menores al salón de clases después de la escuela y cerraba la puerta con llave.

Según estos expedientes, a puertas cerradas él pretendía jugar con ellas, las amarraba y/o les vendaba los ojos. En algunos casos les ponía cucarachas en la cara y en la mayoría les daba galletas con una sustancia blanca cremosa. Las investigaciones del Sheriff hacen suponer que dicha sustancia era su semen."Este es un hombre que se ganaba la confianza de las menores diciéndoles que son inteligentes, bonitas y especiales. Los pedófilos saben cómo escoger a sus víctimas, por lo general son menores de hogares desintegrados o que no reciben suficiente atención en sus hogares", explicó el abogado Owen.

"En otras ocasiones, los padres piensan que es un buen maestro que está tratando de ayudar a la pequeña".

Eso sucedió en el caso de "College Girl" (Niña universitaria), a quien Berndt le decía que tenía potencial para estudiar en la universidad y que podía sobresalir, dijo Domínguez. A "College Girl" le envió por correo postal una tarjeta de cumpleaños para decirle que "ningún maestro puede tener a una estudiante tan maravillosa como tú" y agregó que "las cucarachas dicen hola".

A otras estudiantes regaló libros sobre insectos y la vida salvaje, y se tomaba el tiempo de escribirles dedicatorias personalizadas. Además, hay fotos de él en fiestas familiares y otras en ocasiones especiales para las familias.

Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalición de Derechos Humanos de Los Ángeles (CHIRLA), pidió a los padres de otras posibles víctimas que no tengan miedo de comunicarse con la coalición."Muchos de los padres que tienen información sobre el caso tienen miedo de que haya consecuencias negativas (deportaciones). Desafortunadamente su miedo no es infundado, hemos visto cómo personas que han sido detenidas por vender 'ice cream' (helado) en las calles han sido deportadas", dijo Salas.

Raymundo aseguró que él conoce a otras dos familias que han sido afectadas, pero aún se mantienen en el anonimato por miedo a ser deportadas.El Departamento del Sheriff de Los Ángeles colabora con las autoridades de inmigración en el programa Comunidades Seguras, cuyo objetivo es identificar a personas arrestadas o que han cometido delitos y que son inmigrantes indocumentados, para que su posterior deportación. "Esto no hubiera sucedido en otra comunidad. La cantidad de menores afectadas por tanto tiempo y que las familias tengan miedo de hablar es inaudito", dijo el abogado Owen.

El 98% de los niños en la escuela Miramonte son latinos, y más de la mitad están en el programa de educación de inglés para estudiantes cuyo primer idioma no es éste (English Proficiency)."Si usted tiene miedo, por favor, le pedimos que nos traiga esa información, no deje que su estado migratoria sea una barrera", dijo Salas.

Domínguez reiteró que sus clientes no hablarán con las autoridades hasta que tengan confirmación por escrito del Departamento del Sheriff que sus derechos serán protegidos y que se asignará a un oficial especializado en Visas U.

Si el menor afectado es indocumentado, toda la familia podría obtener la visa. En los casos en los que la víctima es ciudadana estadounidense, sus padres y sus hermanos menores de edad indocumentados pueden también obtener la Visa U. Dicho trámite es otorgado por las autoridades de inmigración cuando la persona ha sido víctima de algún delito y colabora en las pesquisas policiales.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS

NOTICIAS