Sam Raimi pasa de 'Spider-Man' al mundo de 'Oz' (fotos)

Sam Raimi, director de 'Oz the Great and Powerful, habla de esta cinta, que regresa al mundo de fantasía del clásico 'The Wizard of Oz', esta vez con James Franco, Mila Kunis, Rachel Weisz y Michelle Williams.

James Franco (i), y el director Sam Raimi en el rodaje de

James Franco (i), y el director Sam Raimi en el rodaje de "Oz el Grande y Poderoso".

Foto: Disney Enterprises
PUBLICADO: EST Mar 7, 2013 12:01 am EST

En los años 80, cuando se leía "una película de Sam Raimi', lo primero que venía a la mente era el terror (con un notable toque irónico) de filmes como The Evil Dead o su secuela.

Durante la siguiente década, el cineasta nacido en Michigan hace 53 años, trató de diversificar su carrera con todo tipo de cine, desde el western (The Quick and the Dead, protagonizada por Leonardo DiCaprio y Sharon Stone) hasta el romance (For the Love of the Game, con Kevin Costner).

Y con el siglo XXI llegó su asociación con el Hombre Araña, el mismísimo Spider-Man, filmando la trilogía inicial que contó con Tobey Maguire en el papel principal.

Con la nueva década, Raimi sigue sorprendiendo con sus apuestas cinematográficas. Porque ahora presenta un filme familiar, inspirado en un clásico de la literatura y del cine, que ha producido el estudio Disney.

Se trata, por supuesto, de Oz the Great and Powerful, que bebe de los relatos de L. Frank Baum que, a su vez, dieron lugar al musical The Wizard of Oz, que en 1939 protagonizó Judy Garland.

Oz the Great and Powerful, que se estrena mañana, es una secuela de lo narrado en dicha cinta, donde el Mago de Oz (en esta ocasión James Franco, la estrella de Rise of the Planet of the Apes y 127 Hours) escapa de Kansas para aterrizar, literalmente, en el mundo de Oz, donde tres brujas hermanas —Theodora (Mila Kunis), Evanora (Rachel Weisz) y Glinda (Michelle Williams)— compiten por su afecto y, quizás, su aparente condición de mago capaz de resolver el acecho sobre su mundo y ciudadanos de la temible Bruja del Oeste...

El cineasta —que también ha producido series de televisión como Hercules: The Legendary Journeys, Xena: Warrior Princess y Spartacus— habló con La Vibra sobre el filme y lo que supuso entrar no en el mundo de Oz... sino en el de un gigante del entretenimiento como Disney.

Usted está acostumbrado ya a liderar grandes producciones. Pero ésta es la primera vez que trabaja para los estudios Disney. ¿Cómo fue la experiencia?

Siempre pensé en [este proyecto] como una clásica película de Disney. No me planteé limitaciones. Vi películas [de Disney] de los años 40, 50 y 60, un gran género, que yo quise emular aunque con una sensibilidad moderna. Para mí se trató de hacer una película de la que el mismo Walt Disney se hubiera declarado orgulloso de hacer para el estudio.

¿Cuál fue su reacción al leer el guión por primera vez? Al fin y al cabo, el público recuerda con gran afecto la película de Judy Garland...

El guión original estaba basado en toda la serie de libros de Baum, no es una historia específica. Fueron los guionistas los que decidieron qué partes de la historia poner [en el filme] y de cuáles olvidarse. Una vez leí, lo reescribí con dos guionistas, con el fin de hacerlo atractivo a través de sus personajes y aventuras. Lo que me preocupaba eran los fans del clásico de 1939: no quise ofenderles, lo que pretendí es que [mi] película fuera un entrañabe homenaje a The Wizard of Oz.

Al ver el filme, parece como si ahora, a estas alturas, usted pudiera hacer realidad en la pantalla todo lo que está al alcance de su imaginación. ¿Es así?

Estamos entrando en otra era dorada [del cine] donde todo es posible. Lo que sucede es que tenemos que ser inteligentes y ofrecer grandes historias, personajes, diálogos, hacerlos avanzar al igual [que la tecnología]. Pero sí, visualmente, las computadores nos permiten hacer lo que queramos. Ahora bien, ¿nos lleva eso a un mundo frío? Sí. Si no lo filtramos a través del corazón humano, las cosas no irán bien. Pero si lo filtramos, será maravilloso.

Es fascinante y terrorífico que todo es posible...

Es verdad. La tecnología ha evolucionado tan rápido...

La película es en tres dimensiones. ¿Cómo se plantea la puesta en escena de cara a que es herramienta no resulte excesiva para la audiencia?

Eso es precisamente lo que es: una herramienta. Pensé que era la herramienta para este proyecto en particular. Porque la película lleva al público de su realidad, del mundo que conocen, a la realidad del mundo fantástico e imaginario de Oz. Añadir la dimensionalidad [de las 3D] me permitió mostrar esos increíbles cataratas, los paisajes montañosos fantásticos, el volvar en burbujas... Es una herramienta que utilicé para acompañar al espectador en su viaje.

Los fans de Oz tienen en mente caras muy concretas para estos personajes. ¿Como fue el proceso de dar con el reparto ideal?

Tuvimos la ventaja de que [en la película] nos encontramos con estos personajes cuando aún son jóvenes. Así que tuvimos la oportunidad de considerarlos nuevos. Por ejemplo, cuando conocemos a Glinda en The Wizard of Oz, lo sabe todo, lo tiene todo. Michelle Williams y yo creímos que sería mejor mostrar a una Glinda que no lo tiene todo, que tiene inseguridades. Es mucho más humana. En el caso del mago, quisimos mostralo antes de ser esa bola de fuego de seguridad en sí mismo, cuando era un don nadie en un circo de un pequeño pueblo [de Kansas]. Así es como quisimos presentar a estos personajes. Con un lado humano que les permitiera madurar en los personajes que la audiencia ya conoce.

Ha trabajado con [el compositor] Danny Elfman en numerosas ocasiones. ¿Cómo es su primera reunión con él cuando entran en un nuevo proyecto?

En esta ocasión fue distinto. Porque le pedí que me escribiera música antes del rodaje, como el tema de la caja musical... Me encanta su música para la película. Es una de las mejores que ha escrito. Solía pensar que Batman era mi banda sonroa favorita de él, pero [Oz the Great and Powerful] ha ocupado un nuevo lugar.

Mila Kunis ['Ted', 'That '70s Show'] ha hecho mucho cine y televisión. Pero quizás su papel de Theodora sea el que finalmente la convierta en una estrella.

Me alegro que digas eso, pero sí que la gente le ha prestado atención hasta ahora. En al conferencia de prensa que acabamos deberías haber visto los ojos [de los presentes]... siguiéndola [risas]. Nadie la ignora.

Pero como actriz ella hace mucha comedia, que no es siempre respetado. En 'Oz' añade un elemento dramático rara vez visto en ella.

Así es. Es un placer trabajar con ella. Nunca se queja. Tiene una ética profesional única.

Dentro de poco se estrena el 'remake' de 'Evil Dead', que usted ha producido. Parece que el original es un filme que no deja de perseguirlo...

Es un filme en el que arrojé mi corazón y alma y siempre es maravilloso cuando la gente lo recuerda. Lo que quise fue entretener a la audiencia, asustarla, divertirla... Nunca pensé que tras tantos años, 33 años después, la gente aún la iba a recordar. En aquel momento nos parecía imposible. Lo único que quisimos fue hacer una película lo suficientemente buena para enseñarla en cines. Y ahora, el director uruguayo Fede Álvarez, haya hecho el remake... que es tan bueno... Es una pieza original, que tiene relación con el original Evil Dead. Es un filme brillante.

Hablaba de hacer cine hace 33 años. ¿Sigue su entusiasmo por hacer cine al mismo nivel que por aquel entonces?

Es distinto. En Evil Dead lo único que tenía que hacer era mantenerme con vida... Las condiciones [de rodaje] fueron tan duras... Pero mi pasión no ha menguado. Amo al cine más que nunca. Me encanta contar historias. Mi aprecio por los actores no ha hecho más que aumentar. Y pienso que la audiencia es mucho más inteligente. Ha madurado mucho. El cine es una forma de arte que solo he empezado a explorar.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS

NOTICIAS