Revelan detalles del caso de corrupción en gobierno de Bell (fotos)

Inicia el juicio en contra de seis exfuncionarios de esa pequeña ciudad

De der. a izq. Víctor Bello,    Oscar Hernández,  George Cole,  Teresa Jacobo,  Luis Artiga y  George Mirabal (detrás de Cole) estuvieron en la Corte por el caso de corrupción que se les sigue.

De der. a izq. Víctor Bello, Oscar Hernández, George Cole, Teresa Jacobo, Luis Artiga y George Mirabal (detrás de Cole) estuvieron en la Corte por el caso de corrupción que se les sigue.

Foto: AP
PUBLICADO: EST Jan 25, 2013 10:00 am EST

De 2006 a 2007, el tiempo total de las reuniones del Concejo de Bell fue de 34 minutos. Una agenda sólo tenía un tema: subir el sueldo a ediles y al alcalde, resultando en el cobro indebido de $1.3 millones, acusó ayer la Fiscalía de Distrito en el inicio del juicio contra seis exfuncionarios de esa ciudad.

"Ha sido una farsa desde el principio", expresó el fiscal Edward Miller. "La evidencia muestra que ellos trabajaron menos minutos que mi declaración inicial esta mañana", continuó.

Miller expuso la frecuencia con la que se reunieron cuatro agencias del Ayuntamiento de Bell durante el mandato de los acusados, precisando que en un año la Autoridad de Desperdicios Sólidos sólo discutió un tema por dos minutos.

"Los dos minutos fueron sólo para aprobar una resolución para fijar su salario", indicó el fiscal. "Esto es algo que los integrantes del Concejo de Bell inventaron con el único fin de robar dinero de la gente de Bell", agregó en un abarrotado tribunal de Los Ángeles.

El caso de corrupción de Bell estalló en 2010 tras revelarse que los ediles del municipio, de 2.6 millas cuadradas, devengaban un sueldo anual de 100,000 dólares por desempeñar un trabajo de tiempo parcial. Mientras que el administrador de la ciudad, Robert Rizzo, era compensado por alrededor de un millón de dólares, más del doble del salario anual del presidente Barack Obama.

De acuerdo a la fiscalía, el exalcalde Oscar Hernández y los exconcejales Victor Bello, Luis Artiga, George Mirabal, Teresa Jacobo y George Cole, conocidos coloquialmente como "Bell-6", robaron 1.3 millones de dólares de las arcas públicas. Si son encontrados culpables terminarían tras las rejas.

El juicio contra Rizzo y la exasistente de la Administración Municipal, Angela Spaccia, está siendo llevado de manera separada, por la sospecha de malversación de fondos públicos y otros cargos.

Por la tarde, la defensa de Artiga aseguró que él estaba fuera de la controversia porque asumió el cargo a finales de 2008 y pidió al jurado tener la "mente abierta" y escuchar todas las evidencia antes de emitir un veredicto. "Mi cliente trabajó más de 80 horas a la semana… haciendo lo correcto: ayudando a la gente de Bell", dijo el abogado del exconcejal.

A decir del alcalde de Bell, Ali Saleh, la polémica terminará hasta que un juez decida el futuro de los ocho exfuncionarios. "Lo que pasó no se olvidará hasta que haya justicia", dijo a La Opinión.

Lo cierto es que la Ciudad, de 35,000 habitantes, podría pagar los honorarios de los abogados de los acusados, algo que el sustituto de Rizzo, Doug Willmore, calcula en cinco millones de dólares. Al tiempo que su fondo general bajó de 16 millones a 12 millones de dólares, por la salida de empleados con salarios elevados, pero también porque se redujeron las cuotas por recolección de basura, licencias para negocios y permisos de construcción.

Antes apáticos de su gobierno local, los residentes de Bell ahora siguen todo lo que pasa en éste, como el proceso de reelección de dos concejales, Danny Harber y Nora Sáenz, que se definirá el 5 de marzo. "Queremos transparencia, que de verdad los concejales estén trabajando mano a mano con la gente", comentó Rosie Monteón, presidente del Club de Mujeres de Bell.

La opinión de Gloria Medina, directora ejecutiva de la Cámara de Comercio de Bell, es que el municipio ya ha dado vuelta a la página, dejando en manos de la justicia los casos de corrupción.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS

NOTICIAS