¿Qué es un buen maestro?

California enfrenta el reto de cómo mejor evaluar a sus docentes a la vez que reduce gasto en educación

Verónica Márquez  enseña cuarto grado en la escuela Harmony y fue una de cuatro maestros del año  2012 en California; pero  no está satisfecha con el actual sistema de evaluación de su trabajo.

Verónica Márquez enseña cuarto grado en la escuela Harmony y fue una de cuatro maestros del año 2012 en California; pero no está satisfecha con el actual sistema de evaluación de su trabajo.

Foto: La Opinión J. Emilio Flores
PUBLICADO: EST Jan 26, 2013 2:30 pm EST

Primera de dos partes

California, con sus más de 6 millones de estudiantes asistiendo a escuelas públicas, actualmente enfrenta el reto de restaurar un sistema de evaluación de maestros que le permita determinar la efectividad de estos.

Este tema no es diferente en la mayor parte de la nación, pero en el estado dorado este nuevo sistema de evaluación tendrá que tomar en cuenta dos factores cruciales que distinguen a California del resto; la marcada diversidad de sus estudiantes y el nivel de pobreza en el que viven la mayoría de estos.

De acuerdo con The Education Trust-West, en California más del 70% de la población estudiantil pertenece a minorías, 52% de estos son latinos y más de la mitad de estos estudiantes viven en hogares de bajos recursos. Además, más de 1.5 millones de estudiantes son considerados aprendices de inglés (ELs), es decir uno de cada cuatro estudiantes en el estado.

Son aproximadamente 300,000 maestros quienes actualmente son responsables por la enseñanza de estos estudiantes en las aulas públicas, y son ellos quienes en los últimos años han sido señalados como los culpables de las evidentes fallas del sistema educativo público en California. Razón por la que este es actualmente considerado como uno de los estados con peor nivel educativo en el país.

A nivel académico, los estudiantes californianos han sido ubicados en el lugar 47 entre los 50 estados en las pruebas estandarizadas, de acuerdo con los resultados del National Assessment of Educational Progress 2012, también conocido como el "Nation's Report Card".

El Centro Nacional para las Estadísticas de la Educación (NCES, por sus siglas en inglés) colocó a California en el lugar 28 en el año 2007 en cuanto a inversión por estudiante. Hoy en día este se coloca en el numero 47.

A pesar de que lo anterior ha ocurrido en parte por la crisis económica que obligó al estado a recortar fondos a la educación pública en los últimos cinco años, alrededor de 20,000 millones de dólares tan solo en los últimos cuatro años, ha sido la efectividad de los maestros el aspecto que se ha identificado como la clave para restaurar la calidad de la educación pública.

Este artículo fue creado como parte del New America Media's 2012 Education Reporting Fellowship

Impacto de maestro

De acuerdo con varios estudios, incluyendo uno que menciona la organización Students Matter, el impacto que un buen maestro puede tener es equivalente a casi un año y medio de aprendizaje en el estudiante, comparado con el que adquiere un estudiante con un mal maestro.

"Cuando un estudiante tiene dos o tres maestros ineficientes consecutivamente, el daño en su aprendizaje académico puede ser irreparable", afirma Dave Welch, fundador de Students Matter.

Por lo tanto, encontrar maneras de asegurar la efectividad de los maestros se ha convertido en un asunto crítico, que obliga al sistema a encontrar la manera de corregir el actual sistema de evaluación de maestros. El que existe a la fecha ha demostrado ser un sistema roto y deficiente.

Apoyado en leyes antiguas y obsoletas, y protegido por el poder de los sindicatos de maestros, el actual sistema de evaluación, que es aplicado casi en todos los distritos escolares del estado, consiste en la visita del director del plantel al salón de clase del maestros una vez al año para maestros nuevos y para los maestros veteranos cada cinco años.

La evaluación actual se basa principalmente en que el maestro cumpla con estándares básicos, en ocasiones incluyendo los resultados de las pruebas estandarizadas de sus estudiantes para determinar si el maestros esta hacienda un trabajo satisfactorio o no.

Bajo este sistema, según el estudio nacional conocido como The Widget Effect, el 98% de los maestros reciben un resultado satisfactorio en sus evaluaciones.

"Una evaluación basada en una observación una o dos veces al año en 180 días de instrucción no puede ser eficiente", opina Darrick Smith, director del centro Learning Works de Oakland. "Primeramente los administradores deberían ser entrenados en cómo hacer una evaluación a un maestro, basada en la diversidad de las comunidades a las que enseñan.Esto incluye tomar en cuenta la brecha de aprendizaje entre estudiantes de minorías", agrego Smith. California es actualmente el estado con la brecha de aprendizaje más grande en el país, según The Education Trust-West.

Smith cree que la evaluación de los maestros debería tener el objetivo de ofrecerles desarrollo profesional y más apoyo en su labor.

Persona ejemplar

Verónica Márquez, quien ha sido maestra toda su carrera, más de una década en el Segundo distrito escolar ms grande de la nación, el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles(LAUSD), admite que con el actual sistema de evaluación ella no recibe ningún tipo de retroalimentación en su desempeño. Un patrón bastante común entre los distritos escolares del estado.

"Valoro la información que ofrecen los resultados de las pruebas estandarizadas, pero cuando oigo hablar de que los maestros deberían ser evaluados solo en base a los resultados de sus estudiantes en las pruebas estandarizadas y compensados basados en sus evaluaciones, simplemente no puedo estar de acuerdo con eso," expresó Márquez, maestra de quinto grado en la escuela Harmony Elementary, al sur de Los Ángeles.

"La evaluación debería ser sobre cuánto el maestro ha ayudado a crecer a sus estudiantes en un período de tiempo", señalo la maestra recientemente reconocida como una de las cinco Maestras del Año en California, que ha trabajado toda su carrera enseñando a niños de bajos recursos, latinos y aprendices de ingles.

"Cuando trabajas con estudiantes de una comunidad como la mía, estos niños traen demasiados problemas de casa o de sus comunidades que es muy difícil que les vaya bien en pruebas estandarizadas, donde son comparados con otros estudiantes que no tienen los mismos problemas que ello", compartió Márquez.

La destacada maestra resaltó que un ambiente donde los estudiantes están acostumbrados a escuchar balaceras afuera de la escuela o donde no pueden ir al parque porque hay actividad de drogas, salir bien en las pruebas estandarizadas no es una prioridad.

El experto en Educación de la Universidad del Sur de California (USC), Morgan Polikoff, quien ha realizado el estudio Measures of Effective Teaching (MET), está de acuerdo con que "el trabajo de un maestro en in Watts no puede compararse con el de uno que ensena en Beverly Hills, por ejemplo. Sin embargo, la evaluación tiene que basarse en factores en los que ellos si tienen control, no los que no están en sus manos como la pobreza o limitaciones socioeconómicas".

"El actual sistema no funciona para nadie porque no se ha diseñado una estructura que defina lo que es ser un maestro eficiente", dijo Polikoff.

"Poco a poco estamos aprendiendo como los resultados de las pruebas pueden usarse en combinación con rúbricas de alta calidad, así como encuestas a los estudiantes pueden ser de mucha ayuda. Mi recomendación seria probar todas y ver cómo funcionan en la práctica, ciertamente funcionaran mucho mejor que lo que tenemos ahora" indico.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS

Chica Fresh

NOTICIAS