Días Festivos

Presentado por:

La Rosca de Reyes, una tradición Mexicana

POR: Luis Arritola
Especial para La Opinión  |  
  12/08/2012  |  La Opinión

La costumbre de cortar la rosca y encontrar 'al niño', tuvo sus orígenes hace cientos de años, durante el auge del imperio romano

Durante la Saturnalia, se comía un pastel con miel, higos, dátiles y otras frutas secas

Cortar el pan de la Rosca de Reyes es una tradición navideña de origen pagano, que nos remonta a los lejanos tiempos del temprano imperio romano, siglos antes del Cristianismo. Está relacionada con las fiestas romanas de fin de año dedicadas al dios Saturno, y de principios de año en honor al dios Jano (de donde viene el nombre del mes de Enero).

SATURNALIA

Los romanos celebraban fiestas de invierno que llamaron Saturnalia, las cuales se realizaban entre el 17 y el 23 de diciembre (periodo copiado para las posteriores Posadas católicas, del 16 al 24 de diciembre). En dichas celebraciones, los romanos realizaban fiestas en las que el mundo se transformaba y todo era al revés, derribando por unos días las barreras sociales entre amos y esclavos, invirtiendo los roles.

Amos y esclavos soltaban las riendas al desenfreno, y jugando a los dados elegían a la suerte a un rey de las fiestas entre los plebeyos, quien tenía derecho de ordenar a los súbditos, confesar algo vergonzoso de sí mismo, bailar desnudo, o cargar a una mujer en hombros durante la fiesta.

Como parte de lo que se servía durante las fiest as de S atur nalia, había un pastel redondo de pan con miel, higos, dátiles y otras frutas secas que se repartían entre plebeyos y esclavos. Adentro se le ponía una haba seca y a quien, por fortuna, le tocaba el haba, era nombrado rey de reyes durante las fiestas.

En las fiestas de Jano, dios con doble cara que anunciaba el año nuevo en los primeros días del mes que lleva su nombre (de Enero), se acostumbraba dar de regalo ramos de olivo y laurel, y dulces como símbolo de buena suerte. Posteriormente, cuando estas costumbres estaban ya casi olvidadas, el cristianismo las retoma para convertir a los paganos tomando sus antigüas fiestas, resignificándolas con motivos cristianos. Hacia el año 1000, la iglesia cristiana incorpora la Rosca de Reyes en las celebraciones de la Navidad.


FIESTA A LOS REYES MAGOS

Es con Felipe V, primer rey Borbón de origen francés, cuando en España se toma la costumbre de meter una sorpresa escondida dentro de una rosca cubierta de frutas secas escarchadas como culminación de las fiestas navideñas. Fueron cocineros franceses quienes le dieron la forma de rosca o anillo al pastel, adornándolo con frutas para darle forma de joya, o corona como la que ceñía en la cabeza de los monarcas .

Con el tiempo, la Rosca se convirtió en desayuno del Día de Reyes en la Epifanía o fiesta dedicada a los Reyes Magos el 6 de enero, conservando la costumbre de asegurar que quien encuentre el regalo dentro de la rosca, tendrá un año lleno de buena suerte. La fiesta de Epifanía tiene también su origen pagano, con la que se celebraba el aumento de luz solar a los 13 días después del solsticio de invierno, el 6 de enero, por lo que ése día había un gran festejo.

En la tradición cristiana, la Epifanía representa el día en que Jesús se dio a conocer al mundo, siglos después, cuando la iglesia católica reconoció la fecha, se empezó a festejar en grande, con una merienda en la que se partía un pastel adornado con frutas secas, tradición que se conservó durante la edad media.

LLEGA A AMÉRICA

La rosca de reyes es llevada a México por vía española como una de las tradiciones religiosas que inculcaron en los pueblos prehispánicos. Las roscas eran redondas, como anillo, pero en México se le dio forma oval para que muchos corten de ella. Se le decora con frutas curtidas o secas como higos, membrillos, cerezas, tunas y acitrón. Las frutas ahora representan las joyas con que iban ataviados los sabios astrónomos de Oriente.

En la versión cristiana el haba, la moneda o los regalos son cambiados sucesivamente por "un niño" de pasta, porcelana o plástico, que para algunos significa que "lo esconden" dentro del pan para protegerlo de Herodes. A diferencia de la versión pagana, en la tradición cristiana la costumbre es que el día 6 de enero se "levanta al niño".

El 6 de enero se retira el nacimiento y al "cort ar" la Rosc a de Reyes, quien encuentra al niñito, se convierte en padrino (o madrina) que cuidará al niño hasta el 2 de febrero (fiesta de la Candelaria), cuando lo visten elegantemente y, según la tradición, lo llevan a bendecir al templo como a Jesús, que a los 40 días de nacido fue presentado a los sacerdotes.

De México, la costumbre de "cortar la Rosca de Reyes" el 6 de enero cruzó a Estados Unidos, y a quien le toca "el muñequito" le toca también el compromiso de brindar una cena con tamales, chocolate o atole el 2 de febrero, teniendo de invitados a todos los que compartieron la rosca.
leer más artículos

Reglas para comentar +