Juanes ofrece un concierto histórico en el Bowl

Juanes triunfó en la primera de sus dos presentaciones en el Hollywood Bowl.

Juanes hizo historia con su presentación, acompañado con la Orquesta del Hollywood Bowl.

Juanes hizo historia con su presentación, acompañado con la Orquesta del Hollywood Bowl.

Foto: René Miranda / Especial para La Opinión
PUBLICADO: EST Aug 19, 2012 12:01 am EST
Juanes no se equivocó al vaticinar que su presentación en el Hollywood Bowl sería un parte aguas en su carrera. De lo que quizá no estaba seguro, es de la aceptación que tendría de un público que -aunque no en su mayoría- no lo conocía.

Había varios desafíos que el músico colombiano fue eliminando, a medida que se desarrollaba el primero de los dos conciertos que ofreció en el Hollywood Bowl. Lo que hizo que la noche del viernes fuera una presentación histórica.

La sola participación del cantautor colombiano con la Orquesta del Hollywood Bowl, anticipaba un hecho sin precedente para el rockero y para la propia orquesta. Pero el contexto es todavía más amplio.

Juanes (40), es un artista joven, cantante de pop comercial -del mainstream—, que no ha hecho el croosover -no tiene porque hacerlo- y que aunque fue invitado por el maestro Gustavo Dudamel para el festival Americas & Americans, estaba sin su amparo en un escenario muy respetado por la comunidad anglo.

Una plataforma donde se presentan artistas muy selectos, de todo el mundo, a un público muy abierto a diferentes propuestas y a la vez muy exigente.

Puntual a la cita, se puso en el escenario acompañado de su excelente banda de músicos y arrancaron con Fíjate bien. Juanes parecía no haber captado que su voz no se escuchaba.

Mientras seguía cantando, el público comenzó a chiflar y a abuchear a los del sonido. Juanes seguía en lo suyo pero con un aspecto desconcertante, quizá por los nervios no se percataba de lo ocurrido. Sin detenerse vino el segundo tema La paga, y entonces se dio cuenta que su voz no se escuchaba y detuvo el show.

El cantante se quedó en el escenario hasta que los técnicos solucionaron el problema, mientras tanto se puso a rasguear su guitarra.

Luego no hubo nada que impidiera su exitosa presentación. Volvió a repetir los dos temas anteriores, para seguir con La camisa negra.

Pero Juanes quiso complacer también a esa nueva audiencia con el tema Could you be love (Bob Marley), con un creativo arreglo musical en donde incluyó un estribillo del bolero Inolvidable.

Juanes interpretó tres temas con la orquesta YOLA, pero antes de ese momento se proyectó un video de los ensayos que apenas el jueves pasado, el artista realizó con los niños.

Con el acompañamiento de la orquesta y los arreglos musicales en Todo en mi vida eres tú y Volverte a ver, le dieron un matiz increíble a las piezas. Luego llegó A Dios le pido.

Lo majestuoso de la noche estaba por llegar con la Orquesta Hollywood Bowl, dirigida por Thomas Wilkins.

El maestro, primero hizo una introducción sobre las piezas a interpretar y destacó que por primera vez la orquesta estaría interpretando cumbia colombiana.

Wilkins seleccionó -y agradeció a la Orquesta Filarmónica de Bogotá por el apoyo- piezas de los compositores colombianos Petronio Álvarez, Mario Gareña y Luis "Lucho" Bermúdez, tales como Yo me llamo cumbia y Tolú.

El ganador de 17 Latin Grammy y un Grammy, se hizo acompañar de la orquesta con temas como Yerbatero, No regresas, Difícil y Me da igual, un tema que dijo que no tocaba desde hace nueve años.

Vino entonces Azul Sabina, pieza que compuso junto con el cantautor español Joaquín Sabina que es ya de por sí un delicioso bluse.

Con estas últimas piezas, Juanes dejó aflorar no sólo su talento musical sino su buena voz e interpretación.

El público perdió la timidez, cuando el cantautor se sumergió en sus raíces cumbiancheras y dedicó -como siempre en sus presentaciones- un pequeño homenaje al compositor Joe Arroyo, con La rebelión.

Las más de 17 mil almas se levantaron a bailar y algunas banderas colombianas ondearon de manos inquietas que se combinaron con las luces de color amarillo, azul y rojo que adornaron el bowl que forma el escenario.

Había que ver el rostro de los que no entendían la letra de las canciones, para darse cuenta que no hizo falta. Su talento y su encanto hechizaron a un público que -quizá- sin conocer su trayectoria lo aplaudió.

Ahora la saben. La conocen. La entienden, aunque no la comprendan, pero así es la cultura.

Y lo es la música, un lenguaje universal que se siente y estremece. Como bien lo definió Thomas Wilkins, director de la Orquesta Hollywood Bowl.

"Este concierto está menos cerca de las etiquetas", dijo. "Está más cerca de la unidad, del lenguaje, de hecho del lenguaje humano, musical".

Juanes cerró su concierto con un despliegue de fuegos pirotécnicos y el tema Es tiempo de cambiar (It's time to change), que le dio identidad a la serie de conciertos Paz sin fronteras, con los que recorrió varios países entre ellos Cuba.

 
Agrega un comentario

MÁS NOTAS