'Hollywood' se une a Caravana por la Paz encabezada por Sicilia

Artistas mexicanos gritan su gran pesar por la situación que se vive en México.

Familiares de los desaparecidos no esconden su rabia y dolor.

Familiares de los desaparecidos no esconden su rabia y dolor.

Foto: Ciro Cesar / La Opinión
PUBLICADO: EST Aug 14, 2012 1:30 am EST

Kate del Castillo, Diego Luna, Alejandro González Iñárritu, Guillermo del Toro y Sergio Arau fueron algunos de los artistas mexicanos que han triunfado en Hollywood y que ayer decidieron sumarse al Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad que encabeza el poeta Javier Sicilia.

En lo que fue el segundo día de la Caravana por la Paz a su paso por Los Ángeles, los artistas mexicanos acompañaron al activista mexicano en la Placita Olvera para repudiar la guerra contra las drogas que desde 2006 ha establecido el presidente Felipe Calderón.

Javier Sicilia y su séquito de activistas de la Caravana por la Paz que el domingo inició un recorrido por Estados Unidos, llegaron a esta ciudad para mostrar el rostro del dolor, como el del señor Melchor Flores, originario del Estado de México, cuyo hijo conocido como "El Vaquero Galáctico" está desaparecido desde hace tres años."¡Ya estamos hasta la madre!", decía el cartel que cargaba el señor Flores, quien aseguró que ninguna autoridad mexicana ha atendido su caso.

"Toqué las puertas de Presidencia, Seguridad Pública Federal, Comisión Nacional de Derechos Humanos, TV Azteca, Cámara de Senadores, PGR, y al gobierno del Estado de México y nadie ha escuchado", mencionó. "Estoy aquí presente para visibilizar a los muertos y a los desaparecidos", agregó.

Otra de las que estuvo ahí para ponerle rostro las víctimas de la "narcoguerra" fue Maribel Asunción, cuyo hermano lleva desaparecido año y medio."Mi familia está acabada, mi mamá ha tocado todas las puertas de las autoridades en México y ninguna nos ha podido ayudar... Mi mamá se consume en el dolor. Mi hermano tiene dos hijos, uno que no conoce y otro de 10 años que me pregunta por qué se perdió su papá y no sé qué decirle", dijo en medio del llanto.

Daniel Robelo, director de la Drug Policy Alliance (DPA), dijo que esta organización que impulsa la legalización de las drogas como alternativa de solución al problema estará sumándose a la Caravana por la Paz que durante un mes recorrerá 26 ciudades de Estados Unidos."Sentimos mucho por el papel que nuestro gobierno ha jugado en el dolor y sufrimiento que están padeciendo", comentó Robelo.

Al tomar la palabra, Javier Sicilia citó una frase de la canción de Bob Dylan, Not Dark Yet: "He alcanzado el fondo de un mundo lleno de mentiras, no estoy buscando nada en los ojos de nadie, a veces mi carga es más pesada de lo que puedo soportar, aún no ha oscurecido, pero no tardará".

Fue el pretexto de Sicilia para ejemplificar la oscuridad por la que atraviesa México y que tiene el rostro de cientos de miles de muertos, desaparecidos, perseguidos, torturados, destrozados, desplazados y encarcelados, para quienes pidió un minuto de silencio."El fondo de un mundo lleno de mentiras es lo que está detrás de una guerra, sobre todo de una guerra tan absurda como la de las drogas, ese fondo se llama muerte, humillación, comercio ilegal de armas, exterminio, lavado de dinero, criminalización, corrupción, miedo, horror, cárceles, fortalecimiento del crimen, fortalecimiento de la violencia del estado, fortalecimiento de los señores de la muerte, de los señores del odio, de los señores del miedo", mencionó.

Dijo que ese fondo que está tocando el país también puede ser reconocido como crisis de la democracia, destrucción de las libertades y desprecio por los migrantes."Ese fondo del dolor es también, como lo dice la canción de Dylan, una carga muy difícil de llevar. La carga que llevamos tiene el peso de nuestros muertos, de nuestros desaparecidos, de nuestros desplazados, de nuestros migrantes criminalizados y humillados", agregó el poeta mexicano.

Si en esta guerra México tiene grandes responsabilidades, dijo Sicilia, los Estados Unidos también tienen las suyas. "Aún no ha oscurecido, dice la canción de Dylan, pero esta realidad que estamos viviendo anuncia que pronto caerá la noche oscura, atroz y más profunda que las sombras que la anuncian, pero nosotros decimos que aún no, que todavía no", dijo el hombre que se convirtió en activistas tras la muerte de su hijo.

Sicilia hizo un llamado a los estadounidenses y latinos radicados aquí para unirse a este movimiento, advirtiendo que nadie está exento de ser víctima.

"Cuántas orejas debe tener un hombre antes de que pueda oír, gritar a la gente, cuántas muertes serán necesarias hasta que comprendan que ya ha muerto demasiada gente, no esperen que ese dolor los alcance en sus vidas personales para escuchar el grito que nosotros no hemos dejado de proferir, no esperen que la muerte, que esta guerra ha desatado llegue a sus vidas como llegó a las nuestras".

Agrega un comentario

MÁS NOTAS