El cineasta Marcos McPeek Villatoro explora sus raíces salvadoreñas

El cineasta estadounidense Marcos McPeek Villatoro explora en el documental 'Tamale Road' sus raíces salvadoreñas y en él refleja la división de las familias que viven en medio de conflictos políticos

Marcos McPeek Villatoro, cineasta estadounidense de origen salvadoreño.

Marcos McPeek Villatoro, cineasta estadounidense de origen salvadoreño.

Foto: EFE
PUBLICADO: EST Nov 18, 2012 1:45 pm EST

El cineasta estadounidense Marcos McPeek Villatoro explora en el documental Tamale Road sus raíces salvadoreñas y en él refleja la división de las familias que viven en medio de conflictos políticos.

"Es una película sobre mi familia originaria de la ciudad de Berlín, El Salvador, de quienes yo no sabía nada, porque desde que mi mamá vino a Estados Unidos, en 1942, perdió todo contacto con los que quedaron allá", dijo McPeek Villatoro en una reciente entrevista.

Tamale Road, a Memoir from El Salvador es un documental independiente de 97 minutos que a un costo de 25,000 dólares fue rodado en 2011 en El Salvador.

Actualmente el productor y director está presentando la pieza en festivales de cine en EEUU, además de universidades.

"El documental es sobre la búsqueda de reconectar a toda mi familia salvadoreña de nuevo y así conocer más sobre mi lado latino", explicó.

El trabajo fílmico inicialmente fue creado para una audiencia que habla inglés, pero recientemente el artista lo tradujo al español, que también lo titula Camino Tamalero.

"Hace dos años me fui para El Salvador para averiguar dónde estaba mi familia y después de tanto andar los encontré. El año pasado llevé a mi mamá, que tiene 83 años, para que los conociera, después de haber sido separada por el asesinato de mi abuelo cuando ella tenía 3 años, es decir, después de 80 años logré que se reencontrara con toda la familia", destacó.

Nacido el 20 de febrero de 1962 en San Francisco, California, McPeek Villatoro a los tres años fue trasladado a Rogersville, Tennessee, la ciudad de donde es originario su padre y donde creció hasta que se mudó para estudiar en el seminario católico de Saint Ambrose University, en Davenport, Iowa.

"Yo crecí en Tennessee y ahí como no hablaba español cuando entré en contacto con hispanos cuando trabajaba como periodista en Nicaragua, Guatemala y Bolivia, me di cuenta que por hablar español con acento estadounidense no me sentía totalmente aceptado por los latinos", comentó McPeek Villatoro.

"En Latinoamérica, mi esposa, Michelle, era feliz haciendo trabajo social con las comunidades, pero yo siempre andaba tratando de conectar con mis raíces latinas".

Fue ese deseo lo que le motivó a buscar a su familia y "me di cuenta que la mitad del pueblo de Berlín, zona cafetalera de El Salvador, son mi familia".

El título del documental responde a que en su hogar cocinan "los tamales más ricos del continente" y para reunir a quienes quería entrevistar en Berlín, Sonsonate, El Mozote y la capital, San Salvador, dispuso cocinar tamales con su esposa para invitarlos a comer.

McPeek Villatoro es graduado de la maestría en literatura inglesa de la Universidad de Iowa, ha escrito nueve libros y trabaja como profesor de redacción creativa en el Mount St. Mary's College de Los Ángeles.

"Fue gratificante sentirme aceptado por mi familia de Berlín, pero fui a aprender que las familias en países en conflictos políticos en Latinoamérica a menudo tienen hijos en ambos bandos", destacó McPeek Villatoro.

"En Estados Unidos crecí con ideas de izquierda, e incluso a mediados de la década de los ochenta desde Nueva Segovia, Nicaragua, y la frontera con Honduras yo reportaba bajo el programa Testigos de Paz para el Congreso de Estados Unidos las atrocidades de la contra Nicaragüense", recordó el cineasta.

Una de las masacres de alrededor de 800 civiles que impactó al documentalista ocurrió en el Cantón El Mozote, en la provincia de Morazán, El Salvador, en diciembre de 1981, y la matanza fue realizada por soldados del ejército salvadoreño bajo el mando del coronel Domingo Monterrosa Barrios, posteriormente ejecutado por la guerrilla.

"La realidad muchas veces no es como a uno le gustaría que fuera, el coronel Monterrosa era de Berlín y cuando me reuní con mi familia me contaron que con el coronel y sus hijos somos la misma familia", contó McPeek Villatoro.

"Así son las cosas en la familia latina y he tenido que aprender a aceptar esa realidad", finalizó el cineasta.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS

NOTICIAS