Debate de SB1070 tiene muchas aristas políticas

La decisión de la Corte Suprema en torno a la Ley de Arizona (SB 1070) tiene el potencial de generar un efecto movilizador entre los latinos por los efectos negativos que la cláusula de "muéstreme sus papeles" probablemente tenga

Pilar Marrero

Pilar Marrero

Foto: Suministrada
PUBLICADO: EST Jun 26, 2012 3:00 am EST

Análisis

La decisión de la Corte Suprema del país en torno a la Ley de Arizona (SB 1070) tiene el potencial de generar un efecto movilizador entre los latinos políticamente activos por los efectos negativos que la cláusula de "muéstreme sus papeles" probablemente tenga sobre la comunidad latina en ese y otros estados.

Esta movilización probablemente beneficie al presidente Barack Obama y a los demócratas, cuyo gobierno demandó a la Ley de Arizona aún cuando su propia política migratoria ha hecho un fuerte uso de las policías locales para detener indocumentados, aplicando con mano dura la 287g y el programa Comunidades Seguras.

Eso es por la percepción que ya existe entre los latinos de que los republicanos son los principales impulsadores de las leyes estatales y quienes hacen más uso político del tema antiinmigrante.

Figuras como el sheriff Joe Arpaio, la gobernadora Jan Brewer (de Arizona) y el exsenador Russell Pearce, quienes han creado e impulsado la Ley de Arizona no ayudan a mejorar la imagen de que el partido republicano usa el temor antiinmigrante en mucha mayor medida que el demócrata, aunque ambos lo hayan hecho.

Aún cuando varios expertos consideraron que la decisión del Tribunal Supremo (SCOTUS por siglas en inglés) dada ayer por un voto de 5 a 3, fue en principalmente una derrota para Arizona y los políticos que impulsaron esta ley, el sentimiento entre grupos de base y el público latino votante es que lo peor de la ley sigue en vigor.

De hecho un sondeo de opinión tomado entre 2,000 votantes latinos por la empresa encuestadora Latino Decisions dado a conocer ayer, halló que un 60% de votantes latinos en el país temía que de reafirmarse esta porción de la ley –como en efecto ocurrió ayer- se acentuaría el ambiente antiinmigrante y antilatino que ya perciben en partes de los Estados Unidos.

"Está muy claro que los latinos están preocupados con este asunto y temen que se trata de, ya no en un tema antiinmigrante sino antilatino", apuntó Matt Barreto, director de Latino Decisions.

"No es la primera vez que obtenemos este resultado al preguntar qué opinión tienen los latinos de esta cláusula de la ley. Este tipo de ley es alienante, constantemente esta población siente que debe probar que pertenece a este país, particularmente en el suroeste del país".

El efecto político de este sentimiento de alienación entre los latinos está por verse. Latino Decisions planea otra encuesta en los próximos días para ver la reacción de los latinos a la decisión de la Corte Suprema.

"Cada político tratará de interpretar la decisión en forma favorable para sí mismo", dijo el profesor de leyes e inmigración de la Universidad Cornell, Stephen Yale-Loehr.

"Sin duda, este debate no se acaba aquí y podría ser un factor en la elección presidencial".

Ambos candidatos presidenciales tomaron posiciones al respecto. El presidente Obama pronunció un discurso indicando que estaba satisfecho con la decisión de la Corte Suprema eliminando otras cláusulas de la ley y preocupado por el mantenimiento de la Sección 2B, que permite a polícías de Arizona pedir papeles una vez se detiene a una persona por otras razones.

Por su parte, el candidato republicano Mitt Romney culpó al presidente Obama "por no haber proporcionado liderazgo alguno en inmigración".

Para la analista y profesora de USC, Sherry Bebitch Jeffe, ambos se encuentran entre la espada y la pared desde el punto de vista político con este tema. "La Casa Blanca debe responder a esa acusación ya que Romney alega que Obama no ha cumplido su promesa de una reforma y eso ayuda su argumento de que el presidente no es líder en el tema", dijo la analista.

"Pero también es verdad que Romney no ha dado claridad alguna sobre qué camino seguiría y todo han sido críticos, y pocas propuestas. La gente sabe que el Presidente tomó una decisión sobre los 'dreamers' y hasta ahora Romney ni siquiera ha contestado directamente si la dejaría igual o no".

La decisión tendrá poco efecto inmediato en quienes impulsaron la Ley de Arizona, dijeron los expertos, aunque Tamar Jacoby, del grupo empresarial proreforma Immigration Works USA, dijo que el año pasado las legislaturas estatales ya mostraban poco apetito político por este tipo de medidas aprobadas entre 2010 y 2011. Específicamente, mientras cinco estados siguieron el ejemplo de Arizona en 2011, otros 31 consideraron medidas iguales y no lo hicieron.

"Ahora los de línea dura están más alienados, y hasta estados con liderazgo republicano rechazaron leyes de esta clase este año", dijo Jacoby.

"Algunos las enterraron en comités, otros simplemente las pospusieron... se dieron cuenta del costo ecónomico y de la creciente oposición de diversos grupos".

Para Clarissa Martínez del Concilio Nacional de la Raza, lo que seguirá movilizando a los latinos es la idea de que al dejar en vigor la sección 2 que insta a la policía de Arizona a pedir papeles migratorios, "la comunidad latina sigue estando sujeta a que la traten como sospechosa".

"Creo que esto sí va a motivar a los latinos a participar más en rechazo a este tipo de leyes", dijo Martínez.

Vea aquí el Especial Multimedia sobre Ley SB1070

Agrega un comentario

MÁS NOTAS

NOTICIAS