Ted Cruz, primer latino en ganar en Iowa ¿Por qué no estamos celebrando?

Cruz no expresa su identidad latina, es restriccionista en inmigración y ultraconservador en otros temas de interés para los latinos. Identidad y política ponen una barrera insalvable entre el senador de Texas y la mayoría de los latinos en EEUU

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
Ted Cruz, primer latino en ganar en Iowa ¿Por qué no estamos celebrando?
Rafael Edward Cruz, "Ted Cruz".
Foto: Chip Somodevilla / Getty Images

El nombre que está en su certificado de nacimiento es Rafael Edward Cruz, nacido en 1970 de padre Rafael Bienvenido Cruz, quien nació en Matanzas, Cuba y de Eleanor Elizabeth Wilson, oriunda de Wilmington, Delaware. Teóricamente entonces, Ted Cruz, el triunfador de las asambleas de Iowa por el partido republicano, debería ser considerado en Estados Unidos como parte latino o simplemente un latino más.

¿Por qué entonces no hay un gran titular en todos los periódicos proclamando el triunfo del primer candidato latino en las asambleas de Iowa? ¿Dónde están las declaraciones de organizaciones nacionales latinas, declarando el triunfo de Cruz por primera vez en la historia del país, en las famosas asambleas?  ¿O el tercer lugar de Marco Rubio

La respuesta es compleja y depende del significado que cada quien le dé a la identidad de “latino”, coinciden catedráticos y analistas, así como latinos de todo Estados Unidos, consultados por medios sociales para esta nota.

Y tanto para Cruz como para Rubio, tiene que ver menos con la nacionalidad de sus padres y más con sus ideas, la forma en que ellos mismo se identifican o presentan y sus posturas políticas hacia temas de mucha importancia para el colectivo latino en Estados Unidos.

Identificarse o no como latino

Entre Cruz y Rubio, sin embargo, hay varias diferencias notables. Cruz no se autoidentifica como hijo de inmigrantes o como latino, aunque en ocasiones se ha referido a sí mismo como “hijo de un refugiado cubano que escapó de la opresión” (que muchos imaginan es la opresión del régimen de Fidel Castro, cuando en realidad su padre escapó en la época del dictador Fulgencio Batista y antes de Castro). Nunca, hasta ahora, se ha escuchado a Ted Cruz hablar español en público y en su discurso del lunes por la noche se identificó, principalmente, como “cristiano”.

“Cruz no se identifica a sí mismo como latino. Rubio lo hace mucho más abiertamente, hablando de su historia como hijo de inmigrantes y hablando español. De hecho en sus discursos del lunes se vio esta diferencia de nuevo”, dijo Cristina Bejarano, politóloga de la Universidad de Kansas.

Parte de la respuesta está en su cambio de nombre. Durante toda su niñez, y hasta los 13 años, Rafael Cruz era conocido con el nombre de “Felito”, que es un diminutivo de Rafael o Rafaelito, muy común en Cuba. Pero tal y como Cruz contó en su autobiografía, el nombre rimaba con “los nombres de los chips, Fritos, Cheetos, Doritos y Tostitos” por lo que sus compañeros de colegio se burlaban mucho de el. Al cambiarse el nombre a Ted, su padre Rafael no estuvo nada contento. “Lo vio como un rechazo de nuestra herencia, lo que no era mi intención”.

Felito podría haber dado paso a Rafael, pero sin embargo, se convirtió en Ted, por su segundo nombre, Edward.

En parte, esta negativa de Cruz a identificarse más con su lado “latino” lo hace parecer arrogante y alejado del imaginario latino a pesar de que los “Latinos” de Estados Unidos vienen de muchos países, son de diversas razas y niveles sociales.

¿Qué es un latino?

Todo depende de la definición que uno tenga de latino. Para mí el espacio político latino está reservado para las personas que reconocen las luchas comunes de las personas de origen latinoamericano en Estados Unidos, sean mexicanos, sur o centroamericanos o caribeños. Seas boricua en Nueva York o chicano o venezolano en Los Angeles, nuestra lucha es parecida. Si te llamas latino debes actuar como tal”, dijo Francisco Barbosa, Profesor de Historia en Metro State University en Denver, Colorado.

Barbosa agregó que el término “latino” en su versión moderna fue inventado en Estados Unidos y realmente no existe en América Latina. “Pero bajo mi definición, Ted Cruz no es un latino”, agregó.

Cruz ha herido la sensibilidad de la mayoría de los latinos políticamente activos en Estados Unidos al tomar posiciones extremas en inmigración y rodearse de personalidades consideradas hostiles hacia los inmigrantes, como el sheriff Joe Arpaio y el congresista Steve King, de Iowa, uno de los más duros restriccionistas en el tema de inmigración en la Cámara de Representantes. La mayoría de los latinos republicanos han cerrados filas en torno a otros candidatos como Jeb Bush o incluso, Marco Rubio.

“La economía, salud, inmigración, son temas que constantemente están entre los más importantes para los latinos en Estados Unidos. En ese sentido el senador Cruz se ha opuesto a los asuntos que la mayoría de los latinos consideran importantes, al mismo tiempo que se ha distanciado de su identidad cultural como latino”, dijo Christian Ramírez, un activista pro inmigrante del sur de California.

Otros latinos sí están celebrando el avance de Rubio mientras deploran la actitud de Cruz.

Alex Veras, un activista republicano de Massachussets, apoya al senador de Florida, pero no tiene ninguna simpatía por Cruz. “Este señor no tiene ni un poquito de simpatía por la gente latina”, dijo Veras. “Rubio ahora habla duro porque está en una primaria, pero su record como senador es muy diferente”.

Para Ramírez, sin embargo, Rubio no es muy diferente políticamente a Cruz al mismo tiempo que abraza su cultura latina. “Eso lo hace (a Rubio) un contendiente muy importante por la presidencia”

Empatía con lo latino

Ser latino, entonces, es más que un origen étnico o nacional. En el caso de Cruz, el no se ha esforzado por crear lazos o siquiera reconocer la lucha de los inmigrantes o de otros latinos y, al contrario, ha parecido rechazarlas. Esto lo aleja de la identificación de latino, dijo Alejandro José Gradilla, profesor de estudios chicanos de Cal State Fullerton.

“Creo que mucha de la gente que está opinando sobre esto coincide en algo: quieren a alguien que reconozca a la comunidad. No hay que ponerse una camisa con la virgen de Guadalupe, pero al menos tienes que reconocer en algo que esta comunidad existe y que tiene cierta identidad e ideas”, dijo Gradilla.

Algunos acusan directamente a Cruz y Rubio de no ser “verdaderos latinos” por el hecho de ser cubanos y no mexicanos, o blancos en vez de mestizos. Esto indigna a otros latinos, particularmente cubanos que en el pasado se han sentido injustamente atacados por la izquierda latinoamericana y llamados “gusanos”, sin importar sus verdaderas ideas políticas o sus posiciones en inmigración.

“Esto es una visión vieja de lo que es ser cubano, pero muchos cubanos ya no son así”, dijo Gradilla.

Pero en el caso de Rafael Edward Cruz, los viejos estereotipos parecen cobrar nueva vida, y nuevo poder, en la política de Estados Unidos.

COBERTURA ESPECIAL DE LAS ELECCIONES

Comentarios

Te recomendamos