Niños migrantes en custodia de EEUU fueron violados, confirma investigación

En su apuro por colocar a decenas de miles de menores que llegaron solos de centroamérica, el gobierno federal habría relajado sus reglas de control de los patrocinadores. Activistas alegan que el verdadero problema es falta de servicios para estos jóvenes.

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
Niños migrantes en custodia de EEUU fueron violados, confirma investigación
Indocumentados centroamericanos.
Foto: EFE/Archivo

El senado de Estados Unidos realizará una audiencia este jueves para evaluar cuales fueron los fallos cometidos por entidades gubernamentales, al colocar a menores migrantes centroamericanos en hogares donde habrían sido víctimas de abusos.

Al mismo tiempo, un hombre guatemalteco se declaró culpable este lunes en una corte federal de Cleveland, Ohio, por  “conspiración para imponer trabajos forzados” a jóvenes migrantes de su país, a quienes ofreció refugio y luego los forzó a trabajar en una granja como si fueran esclavos.

Al trágico incidente se añade una investigación de la agencia Associated Press dada a conocer el mismo día, que reportó varios casos de jóvenes que fueron obligados a trabajar y sometidos a varios tipos de abuso, incluyendo sexual, luego que fueron entregados a adultos en los Estados Unidos que se convirtieron en sus guardianes.

Según abogados y grupos cercanos al problema de los menores migrantes, el sistema ha demostrado su debilidad desde que en 2014 se registró un aumento de más de 300% en la cantidad de menores salvadoreños, hondureños y guatemaltecos, que cruzaban solos la frontera y buscaban refugio en Estados Unidos.

La presión legal y pública para reunificar a miles de menores centroamericanos que migraron solos a Estados Unidos con sus familiares o patrocinantes en este país, habría creado las condiciones para el abuso de algunos de estos menores en los hogares donde fueron acogidos, reportó este lunes la investigación de AP.

La investigación apuntó a ciertas decisiones de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados de los Estados Unidos para colocar a decenas de miles de jóvenes en hogares de familiares o patrocinadores, como por ejemplo, levantar ciertos requisitos como la toma de huellas dactilares o la revisión de antecedentes penales de los mismos, antes de colocar a los jóvenes en su custodia.

Megan McKenna, de la organización KIND, Kids in Need of Defense, dijo que estos reportes son parte de un problema más amplio que aqueja a estos menores y es que no reciben servicios de ninguna clase una vez que son liberados de la custodia de las autoridades federales.

“La gran mayoría no tiene acceso a servicios sociales o de otra clase que podrían ayudarlos si alguien los fuerza a trabajar o son víctimas de abuso”, dijo McKenna. “Hay una necesidad tremenda de servicios y de ayuda legal para estos jóvenes”.

KIND es una organización no gubernamental que por años ha trabajado para obtener ayuda legal para jóvenes migrantes y refugiados.

Abogados que han trabajado representando a docenas de estos menores dijeron que el problema de estos menores va mucho más allá de los hogares donde son colocados, ya que miles de ellos fueron víctimas de abuso por parte del propio gobierno federal, que no estaba preparado para procesarlos cuando comenzaron a venir en grandes números.

“Hay una regla legal en este país y es que estos jóvenes no pueden estar bajo custodia durante más de tres días”, dijo Bryan Johnson, abogado de Long Island, New York. “Lo que omite este artículo es que miles de ellos sufrieron abusos bajo custodia de la propia patrulla fronteriza, encerrados en hieleras durante semanas. Y que la alternativa a la reunificación hubiera sido la deportación a lugares mucho más peligrosos”.

Sonia Nazario, periodista y activista por los derechos de estos niños, dijo que en su momento, ORR suspendió algunas reglas porque no había donde colocar a los niños y que ya desde entonces muchas organizaciones expresaron preocupaciones al respecto y pidieron al gobierno federal que reforzaran las medidas de seguridad.

“Gracias a eso, se comenzó de nuevo a sacar las huellas a estos patrocinadores”, dijo Nazario.

Decenas de miles de estos menores fueron detenidos y entregados posteriormente a familiares y patrocinadores, y no hay un estimado claro de cuantos hayan sido objeto de abuso. El reporte de AP habla de un puñado de ellos.

Comentarios

Te recomendamos