Inmigración: 2016 será un año definitorio

La inmigración dominó buena parte del diálogo nacional en 2015 y, según expertos, volverá a hacerlo en 2016

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
Inmigración: 2016 será un año definitorio
Foto: Archivo / La Opinión

Desde la contienda presidencial hasta las protestas callejeras y los corredores del Congreso, la inmigración dominó buena parte del diálogo nacional en 2015 y, según expertos, volverá a hacerlo en 2016.

El Congreso reanudará su sesión legislativa a mediados de enero próximo sin visos de querer retomar el debate sobre una medida de legalización de la población indocumentada.

Sin embargo, el Congreso sí aprobó el pasado 17 de diciembre un megaproyecto presupuestario de más de un billón de dólares que, aparte de evitar un cierre del gobierno federal, dejó de lado las amenazas republicanas de frenar la entrada de hasta 10,000 refugiados sirios en 2016.

Meses antes, los mismos republicanos habían amenazado con suprimir los fondos para el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), en represalia por los alivios migratorios anunciados por el presidente Barack Obama en noviembre de 2014.

¿Qué pasará con los alivios migratorios?

La Administración Obama sufrió un duro revés después de que el Quinto Circuito de Apelaciones decidió el mes pasado mantener frenados los alivios migratorios, que darían cobijo temporal a unos cinco millones de indocumentados, bajo los programas conocidos por sus siglas “DACA” y “DAPA”.

Unos 4 millones de inmigrantes indocumentados se beneficiarían con la implementación del acción diferida para padres indocumentados de ciudadanos estadounidenses.
Unos 4 millones de inmigrantes indocumentados se beneficiarían con la implementación del acción diferida para padres indocumentados de ciudadanos estadounidenses.

El asunto ya llegó hasta el Tribunal Supremo, que deberá decidir entre enero y febrero próximos si acepta estudiar la apelación del Departamento de Justicia.

En el supuesto que los nueve magistrados acepten el caso y en su dictamen de junio de 2016 se decanten a favor de los alivios migratorios, éstos previsiblemente se pondrían en marcha ese mismo mes.

Pero si, por el contrario, el Tribunal Supremo decide postergar el caso hasta su próxima sesión, el dictamen saldría hasta junio de 2017, seis meses después de que Obama haya dejado la presidencia.

La inmigración como arma electoral

Activistas como Ben Monterroso, director ejecutivo de Mi Familia Vota, vaticina que la inmigración tendrá mucho peso no sólo en los comicios presidenciales sino también en las contiendas locales, estatales y en la renovación del Congreso.

“Este asunto nunca antes había estado tan al frente de la contienda y todavía falta mucho para los comicios del 8 de noviembre”, observó.

Basta ver cómo, en casi cada debate presidencial en ambos partidos, se han dado acaloradas discusiones sobre cómo responder a la inmigración ilegal en EEUU.

Del lado republicano, precandidatos como el magnate empresarial, Donald Trump, y los senadores Marco Rubio y Ted Cruz, buscan presentarse como los más duros contra la inmigración ilegal, poniendo énfasis en el recrudecimiento de la vigilancia fronteriza.

Donald Trump, Marco Rubio y Ted Cruz, precandidatos republicanos presidenciales.
Donald Trump, Marco Rubio y Ted Cruz, precandidatos republicanos presidenciales.

Trump repite en cada foro que construirá un muro en la frontera sur –pagado por México- y que deportará a todos los los inmigrantes indocumentados; es decir a 11 millones de personas, mientras que Cruz sugirió recientemente que, al igual que Mitt Romney en 2012, él también apoyaría la autodeportación.

Del lado demócrata, los tres principales precandidatos, Hillary Clinton, Bernie Sanders y Martin O´Malley, prometen defender los alivios migratorios y continuar impulsando la reforma migratoria.

Martin O'Malley, Hillary Clinton y Bernie Sanders, precandidatos presidenciales demócratas.
Martin O’Malley, Hillary Clinton y Bernie Sanders, precandidatos presidenciales demócratas.

Pero si el Tribunal Supremo declara anticonstitucional los alivios migratorios –como alega la demanda- y prohíbe su puesta en marcha, no está claro cómo un presidente demócrata podría implementarlos.

Dan Stein, analista de la conservadora Federación para una Reforma Migratoria Estadounidense (FAIR), aseguró en un blog que la inmigración “será el tema definitorio” de la contienda, en parte porque la opinión pública “está ansiando un candidato que apoye el congelamiento de la inmigración en general”.

“Como mínimo, quien sea que se siente en el Despacho Oval en 2017 tendrá que abordar la creciente preocupación del público sobre cómo la inmigración ha erosionado el sentido de seguridad física y económica de la nación”, puntualizó, Stain.

Los inmigrantes también se movilizan

Activistas proinmigrantes, entre éstos America’s Voice, prometen mantener campañas de ciudadanía, empadronamiento y movilización de los votantes a favor de una reforma migratoria.

“Hay mucho en juego para los inmigrantes y sus aliados, pero también para un Partido Republicano que se sitúa en el lado equivocado de nuestro movimiento”, dijo Lynn Tramonte, subdirectora de America´s Voice, al denunciar las fórmulas extremistas de los precandidatos republicanos.

Aún con todas las campañas de presión y movilización previstas para 2016 por parte de los activistas proinmigrantes, es poco probable que el Congreso estudie un proyecto de ley migratorio semejante al aprobado por el Senado en 2013.

Comentarios

Te recomendamos