PROYECTOS PARA LA REFORMA

A continuación una lista de las medidas que probablemente estén sobre la mesa para una reforma migratoria y algunas que quizá no lo estén

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
PROYECTOS PARA LA  REFORMA
La industria de la agricultura espera que en la reforma migratoria haya apoyo para la legalización de trabajadores del campo.
Foto: AP

La mayoría de los grupos pro reforma y de los expertos sobre el tema favorecen una legalización de todos o de la mayoría de los indocumentados que están en el país. Según Pew Hispanic Center, de los 11 millones de personas sin papeles, 35% han vivido aquí más de 15 años, 28% entre 10 y 14 años y 22% entre 5 y 9 años. Una parte de este grupo podría ser excluido de cualquier posible reforma si ha cometido delitos. Hay quienes creen que la mejor reforma abarcará sólo a una fracción de este grupo. Hay divisiones en torno a si la legalización será inmediata o a largo plazo, y si permitirá o no la ciudadanía más adelante.

Los “dreamers” se han convertido en el “buen indocumentado”, el modelo a seguir. Su activismo y organización los ha llevado a convertirse en el foco de atención y en los receptores del único permiso amplio de estadía concedido por el gobierno de Estados Unidos a un grupo de indocumentados (DACA). Hay quienes creen que aprobar el “Dream Act” es el primer paso, más realista, a favor de una reforma más amplia. Las organizaciones “dreamers” más amplias han expresado en más de una ocasión que su activismo no se limitará a sus papeles sino que van en busca del pastel más amplio: los papeles para sus familiares.

De acuerdo a los expertos, uno de los defectos de la Ley de Amnistía de 1986 es que no reformó el sistema migratorio para que en un futuro el país tuviera las vías legales de inmigración que requiriera su economía. La reforma ideal debería, según expertos, incluir más visas para la inmigración legal. Se habla también de adaptar el sistema migratorio a la economía del país combinando los lazos familiares con las habilidades y capacidades del inmigrante. Esta será una lucha con los grupos que se oponen a modificar el sistema familiar de inmigración.

Este será un elemento controversial de la reforma. Los grupos de base y los sindicatos consideran que un programa de trabajadores del campo es nocivo para sus comunidades o afiliados y lo equiparan a un programa “bracero”. Los grupos “mainstream” y el empresariado lo favorecen como una opción para obtener los trabajadores necesarios para sus industrias. Muchos expertos señalan que la opción de “circularidad” que existía antes de los años noventa es buena para el país y que algunos trabajadores no quieren vivir aquí, sólo trabajar y regresar a sus países.

Los problemas que tiene la industria de la agricultura en los estados donde las leyes anti inmigrantes han espantado a la mano de obra revela que más que mano de obra barata, lo que más aprecian los agricultores grandes, medianos y pequeños es la disponibilidad constante de esa mano de obra que no es tan poco especializada como se piensa. Los programas actuales que ofrecen visas para trabajo de campo son inadecuados y limitados en su alcance. Se espera que haya apoyo para la legalización de trabajadores del campo y la creación de visas especiales para los que se necesiten a futuro.

Uno de los aspectos más punitivos de las leyes que se aprobaron a partir de mediados de los años noventa ha impedido la legalización de millones de personas aún cuando tuvieran vías para hacerlo debido a las llamadas “barras de exclusión” y otros escollos legales que se añadieron a las leyes de inmigración en los últimos 16 años. Los abogados de inmigración consideran que esta es una de las reformas prioritarias del sistema migratorio, ya que estas cláusulas mantienen a muchos inmigrantes en la ilegalidad perenne por años y décadas, aún viviendo aquí. Bajo leyes anteriores, muchos de ellos ya serían residentes legales y ciudadanos.

Será difícil aprobar cualquier reforma migratoria sin más medidas policiales y de reforzamiento fronterizo, aunque es difícil imaginar cuanto más se puede invertir en un área que ha recibido la inmensa mayoría de los recursos federales que han llegado al Departamento de Seguridad Nacional y que ha convertido a la frontera sur en el paso más protegido de la historia en Estados Unidos. Hay quienes también piensan que la única manera de impedir más inmigración indocumentada y contratación de trabajadores sin papeles es tener un mejor sistema de verificación de empleo. Del lado conservador se apoya E-Verify y otros piensan que una tarjeta nacional de identificación es otra opción.

Organizaciones críticas de la política de la Casa Blanca de llevar las deportaciones a cifras récord y de aplicar medidas como Comunidades Seguras, que han estrechado la colaboración de departamentos de policía y las autoridades migratorias, afirman que OBama puede tomar medidas por su cuenta sin esperar por el Congreso que aliviarán la vida de los indocumentados mientras se negocia una reforma. Entre estas: Eliminar quota de deportaciones, reformar o eliminar Comunidades Seguras, castigar al sheriff del condado de Maricopa, Arizona, Joe Arpaio. La red nacional de Jornaleros ha publicado una lista de esas medidas.

Comentarios

Te recomendamos